Página principal - Índice - Página anterior - Siguiente página

Parte 1/2

Libro Quinto [1]

El Apocalipsis de Elías

  Capítulo 1º

(La revelación de las 7 iglesias )

 

1. La gran revelación que tuve yo, Roque Rojas, hijo del Altísimo y heredero de su gloria, como verdadero hijo del Sol y la declaro y envío a la nación mexicana que es la nueva Sión o tierra de promisión para sus tiempos venideros o postreros.

2. Yo doy fiel y verdadero testimonio de que estas revelaciones son la palabra de Dios para ser interpretadas con fidelidad y verdad.

3. Yo, Roque Rojas , soy bienaventurado porque en mi está cumplida la profecía como el último mesías del Espíritu Santo, y vengo a sellar en este libro las cosas escritas de las revelaciones a la Tercera Era.

4. Yo, Roque Rojas, tuve en revelación divina la visión de las siete iglesias que existieron en el Asia Menor [2] y que ahora voy a instituir y fundar por voluntad divina de mi Dios en esta escogida y privilegiada nación mexicana.

5. Yo soy el testigo fiel de que he estado delante del trono de Dios, yo soy el mismo profeta Elías [3] [4]  que nuevamente ha venido a la Tierra para pagarle el tributo, y para preparar un pueblo apercibido para que sea el pueblo primogénito de entre los muertos.

6. Y he venido con potestad de ungir doce sacerdotes y doce sacerdotisas  para formar el sacerdocio perfecto para honra y gloria de mi Dios y Padre, para que así sea por siglos de siglos eternalmente. Así sea.

7. En Iztapalapa [5] (tierra santa) Él vino a mi entre las nubes del cielo y me dijo con potente voz de trueno: “Tu eres el Elías  prometido: yo te lo digo en mi nombre que soy el padre, el hijo y el espíritu santo por siglos de siglos”.

8. Dios el Todopoderoso, me ha dado este mensaje para todas las generaciones venideras porque Él es y será eternalmente.

9. Yo, Roque Rojas , hijo elegido de Dios el Padre eterno vengo a fundar el Reino de Dios sobre la Tierra, cuyo reino tiene su nacimiento en este país de América, que es la perla mexicana donde doy el testimonio y la palabra del Dios Vivo.

10. En éxtasis divino y arrobamiento místico, mi Señor y Dios, entre truenos y relámpagos me dio a conocer cómo eran las siete iglesias.

11. En medio de una nube de color escarlata vi las brillantes siete iglesias y escuché el sonoro toque de un clarín, y un ángel batiendo sus alas fue abriendo las puertas de una en una en las iglesias.

12. Vi caer una lluvia de pétalos de rosas sobre la nube escarlata y la potente voz del que venía del cielo me dijo: “Estas son las que fueron en Asia Menor, y Yo y mi voluntad las da a ti ¡Oh Elías! para que tu mano las plante en la nación mexicana”.

13. Yo, Roque Rojas, después de que vi esta visión escuché y oí el nombre y jerarquía de las iglesias y vi el sello y dignidad de cada una de ellas.

14. “Escribe”, me dijo la potente voz del cielo y yo escribí los nombres de estas siete iglesias, a decir: iglesia principesca de Éfeso, iglesia rabínica de Esmirna, iglesia sacerdotal de Pérgamo, iglesia levítica de Tiatira, iglesia profética de Sardis, iglesia guiadora de Filadelfia e iglesia patriarcal de Laodicea. [6]

15. Y vi los colores brillantes que tenía cada una de las siete iglesias, la primera era de color verde esmeralda, la segunda era de color rojo escarlata, la tercera era de color azul, la cuarta era de color rosa pálido, la quinta era de color café carmelitano, la sexta era de color azul marino y la séptima era de color blanco lácteo.

16. Y al haber visto los siete colores de las iglesias, desapareciendo esta visión se me presentó en el cielo un Sol resplandeciente de fuerza, cuyo disco era brillante y tenía una cara de hombre y sus rayos que despedía eran de un color entre rojo y amarillo; nuevamente escuché el toque del clarín que me dijo: “soy el Dios de antes, de ahora y de siempre, el Dios  del Sol”.

17. Y la voz dijo como un trueno retumbante: “Soy el Dios de la iglesia novia que siempre te dará vida eterna, mas no busques al dios muerto de la iglesia viuda que te dará siempre muerte eterna”.

18. Y una nueva visión se reveló ante mi vista, clara y precisa; vi en las cúpulas de las siete iglesias siete ángeles, y tenía cada uno en su diestra, una estrella de ocho puntos de color escarlata brillante.

19. Y cada una de estas siete estrellas giraban como rehiletes en la diestra de cada uno de los siete ángeles.

20. Y en cada una de las puertas de las siete iglesias vi que tenían grabado el sello del Espíritu Santo. [7]

21. Y vi que salían de cada una de las iglesias, grandes espirales de humo de mirras e inciensos que significan los cantos y alabanzas de los hijos de las doce tribus. [8]

22. Y las siete iglesias se iluminaron de los siete colores que tiene el arco iris y un letrero muy grande se posó en cada una de ellas que decía: Nueva alianza al nuevo pueblo de Israel.


Inicio de página

 

 Capítulo 2º

(La revelación  de los 7 sellos )

 

1. Las revelaciones de los siete sellos [9] que son los escudos que ostentan y ostentarán las siete iglesias mexicanas de Elías me fueron dadas a mi, Roque Rojas, el día 16 de agosto del año de gracia del Señor de 1867.

2. En un éxtasis o arrobación mística fui transportado en espíritu al cielo y en una nube de color oro me habló una potente voz, al mismo tiempo que escuché una música celestial y de lo infinito o desconocido descendió un arcángel trayendo en sus manos un grande libro de color oro purísimo y poniéndolo en mis manos me dijo estas palabras: “éste es el libro sellado que tiene siete sellos y tú conocerás como son esos sellos”.

3. Y al momento que el arcángel me dijo las palabras proféticas vi que en el cielo fueron apareciendo uno a uno los siete sellos.

4. Vi que apareció en el cielo el sello primero, que era formado por un rectángulo, dentro del rectángulo un círculo, siendo el rectángulo y el círculo formados cada uno por dos rayas negras, dentro del círculo estaba un triángulo con el filo de color azul, en cada ángulo tenía un punto negro y en el centro del triángulo un sol con cara de hombre, de color entre rojo y amarillo; tenía en medio de ambos círculos 22 hojas de laurel y siete botones, todo de color verde natural, las leyendas que tenía eran las siguientes, en letras de color negro que a su vez decían:

5. Sello Primero, representación de la primera persona de la trinidad sagrada. El Poder y la Sabiduría. En el siglo de las luces o XIX, año de 1869, Reino de Dios.

6. Vi que apareció en el cielo el sello segundo, que era formado por un rectángulo y dentro del rectángulo un círculo, siendo el rectángulo y el círculo formados cada uno por dos rayas negras y siete botones de color verde vegetal; en el centro del círculo había una estrella con ocho picos, y de dicha estrella se desprendían tres ráfagas siendo la estrella y ráfagas de color amarillo y alrededor de la estrella tenía rayos amarillos.

7. Bajo la estrella había un triángulo con filo negro y un punto en cada ángulo del mismo color y el centro del triángulo un cordero echado sobre una cruz de color morado, descansando la cruz y el cordero sobre una nube de fuego; sostenía el cordero entre sus patas delanteras una bandera de color blanco, dentro de cuya bandera tenía en su centro una cruz cristiana de color rojo y rededor de la cruz las 5 llagas de nuestro señor Jesucristo y bajo la cruz había una leyenda en letras negras que decían: perdón y sacrificio.

8. Tenía leyendas en letras también negras que decían lo siguiente: Sello Segundo, representación de la segunda persona de la trinidad. El Amor y la Redención. En el siglo de las luces año de 1869, Reino de Dios.

9. Vi que apareció en el cielo el sello tercero, que era formado por un rectángulo y dentro del rectángulo un círculo, siendo el rectángulo y círculo formados cada uno por dos rayas negras; en medio de ambos círculos 22 hojas de laurel y siete botones de color verde vegetal, en el centro del círculo había un triángulo con filos de color azul cielo en cuyos ángulos tenían un punto negro, en el centro del triángulo un círculo de color amarillo y dentro tenía una paloma blanca volando hacia abajo y de su pico se desprendía una lluvia de gotas de luz.

10. Tenía leyendas en letras negras que expresaban lo siguiente: Sello Tercero, representación de la tercera persona de la trinidad. La Luz y la Revelación en el siglo de las luces (XIX) Año de 1869, Reino de Dios.

11. Vi que apareció en el cielo el sello cuarto, que era formado por un rectángulo y dentro del rectángulo un círculo, siendo el rectángulo y el círculo formados cada uno por dos rayas y en medio de ambos círculos 22 hojas de laurel y siete botones de color verde natural. En el centro del círculo había tres triángulos descansando sobre una columna, todo esto de color rojo escarlata, en el triángulo superior una leyenda que decía el Padre, y en el triángulo derecho una leyenda que decía el Hijo, y en el triángulo izquierdo una leyenda que decía el Espíritu Santo; y también en la columna había otra leyenda que decía; el hijo del hombre.

12. Y vi tres estrellas de ocho picos de color entre blanco y negro en la base del la columna, que formaban un triángulo.

13. Tenía también leyendas con letras negras que expresaban lo siguiente: Sello Cuarto, representación del reino de Dios. La Paz y la Misericordia, en el siglo de las luces o (XIX) año de 1869, Reino de Dios.

14. Vi que apareció en el cielo el sello quinto, que era formado por un rectángulo y dentro del rectángulo un círculo, siendo el rectángulo y el círculo formados cada uno por dos rayas negras, en medio de ambos círculos 22 hojas de laurel y siete botones de color verde vegetal, dentro del círculo apareció un brazo que tenía una manga estilo obispo de color café y empuñaba una antorcha que tenía cinco flamas de fuego.

15. Tenía leyendas en letras negras que decían lo siguiente: Sello Quinto, representación de la venida de Elías, el prometido. El Castigo y el Fuego en el siglo de las luces o (XIX) año de 1869, Reino de Dios.

16. Vi que apareció en el cielo el sello sexto, que era formado por un rectángulo y dentro del rectángulo un círculo, siendo el rectángulo y el círculo formados cada uno por dos rayas negras y en medio de ambos círculos 22 hojas de laurel y siete botones de color verde natural, en el centro del círculo había un libro abierto en cuya página derecha decía: el juicio de Dios y en la página izquierda decía: y la penitencia, en la parte superior del libro había un ojo que despedía rayos de color entre rojo y amarillo y en la parte inferior del libro había una estrella de ocho picos de color entre azul marino y cielo.

17. Tenía leyendas en letras negras que expresaban lo siguiente: Sello Sexto, representación de la divina presencia de Dios. El Juicio y los Cargos, en el siglo de las luces o (XIX) año de 1869, Reino de Dios.

18. Vi que apareció en el cielo el sello séptimo, que era formado por un rectángulo y dentro del rectángulo un círculo, siendo el rectángulo y el círculo formados cada uno por dos rayas negras, en medio de ambos círculos 22 hojas de laurel y siete botones de color verde vegetal, vi que en el centro del círculo apareció una iglesia como soberbia catedral que tenía tres puertas de entrada, dos torres y una cúpula en medio, toda la iglesia era de color café claro, de una arquitectura gótica y la cúpula de la iglesia era toda como una media naranja del mismo color, y tenía en cada torre una cruz cristiana y en el centro de la cúpula una cruz de Elías rojo escarlata.

19. Esta iglesia estaba inundada por una luz blanca y brillante, tenía en lo alto de la puerta central un triángulo azul y dentro un ojo.

20. Tenía la iglesia para subir a ella, una escalinata de mármol formada por siete gradas y bajo las gradas un grande césped de pasto verde.

21. También tenía leyendas en letras de color negro que decían lo siguiente: Sello Séptimo, representación de la nueva Iglesia. La Iglesia y la Gracia, en el siglo de las luces o (XIX) año de 1869, Reino de Dios.

22. Y después de haber visto en el cielo como fueron apareciendo de uno en uno los siete sellos la potente voz de Dios me dijo: “Estos son los escudos que tú grabarás en cada una de las siete iglesias”.


 Inicio de página

 

Capítulo 3º

(Revelación de varios símbolos )

 

1. Yo, Roque Rojas en el año de 1866 por disposición divina me encontraba en el campo en época de primavera, y era la hora del medio día cuando a lo lejos en lontananza se formó un disco brillante de luz roja.

2. Y de aquel disco brillante salió un soberbio león desapareciendo paulatinamente el disco brillante.

3. Y apareció el león de encrespada melena echado sobre gigantesco pasto y sosteniendo gigantesca llave con sus garras delanteras y cola.

4. Y escuché el potente rugido del león y una voz que vino de lo alto expresó las palabras siguientes: “el león simboliza el valor y la nobleza de todos los animales de la selva”.

5. Y nuevamente volví a escuchar la potente voz de Dios que dijo: “Este es el guardián de las siete iglesias, el león vencedor de Judá, de la casta y linaje de David”. Y la gran revelación pasó.

6. Yo, Roque Rojas en el Año de 1862 me encontraba en mi casa de la ciudad de México en plena oración y meditación, cuando en éxtasis fui transportado al cielo y sobre una nube brillante y luminosa vi un símbolo.

7. El símbolo que estaba sobre la nube era un candelabro de color dorado que formaba un triángulo y tenía en cada vértice una luz prendida.

8. Y la potente voz del cielo me dijo: “este es el candelabro trinitario de las siete iglesias”.

9. Yo, Roque Rojas en el año de 1866 igual que en otras ocasiones en éxtasis fui transportado al cielo y vi a los pies de la siempre virgen María en una nube blanquísima que estaba posado sobre ella un símbolo.

10. El símbolo que estaba sobre la nube blanca era un candelabro que tenía cinco luces prendidas y era un triángulo sostenido por una columna siendo todo este candelabro de color azul cielo y tenía en el anverso y reverso una “M” con una espada atravesada siendo ambas de color dorado.

11. Y la poderosa voz de Dios que dijo: “Este es el candelabro mariano de las siete iglesias”.

12. Yo, Roque Rojas en el año de 1867 en un éxtasis me transporte a lo divino de los cielos, y vi en medio de un arco iris sobre de una nube escarlata el símbolo de un candelabro en forma de triángulo sostenido por una columna todo de color blanco, que tenía siete candelabros prendidos y ardiendo.

13. En el anverso del triángulo del candelabro tenía un Sol con cara de hombre de color rojo, y en el reverso de dicho candelabro tenía un ojo rodeado de siete ráfagas de luz azul, y de la niña del ojo se desprendía un rayo de luz roja.

14. Y la voz poderosa de Dios clamó a los cuatro vientos de la Tierra diciendo en su gran voz de trueno: “Este candelabro es el que representa las siete iglesias mexicanas de Elías”.

15. Yo, Roque Rojas en el año de 1867 estando postrado en oración fui transportado al cielo en éxtasis o arrobamiento místico y puesto a los pies del trono mismo de Dios, y he aquí que miré y contemplé un inmenso símbolo formado por un muy grande candelabro que tenía 22 candeleros prendidos.

16. Este grande candelabro era formado por un inmenso triángulo cuyo anverso era rojo y su reverso era amarillo y era sostenido por una gran columna de color blanco, y en el anverso en el centro del triángulo vi que estaba sentado yo ahí mismo en un sillón con mi brazo descansando sobre un libro cerrado y sobre de el otro abierto, teniendo entre mis manos un crucifijo o Jesús crucificado [10] y tenía en mi cuello una corbata estola de color café teniendo en ambas puntas la cruz de Elías bordada en hilos de oro.

17. Y en el reverso del triángulo de este gran candelabro estaba sobre de unas nubes de fuego un caballo blanco, y el jinete era un hombre que tenía un vestido café y ceñía sobre sus hombros un manto real escarlata y llevaba en su cabeza una corona y extendida en su mano derecha presentaba una espada.

18. Y en esos momentos después de haber contemplado el gran candelabro de 22 luces en el cielo se hicieron grandes truenos y relámpagos; y Jerónimo [11] tocó tres veces la gran trompeta de la eternidad.

19. Y la potente voz del cielo dijo: “Este es el candelabro de los 22 poderes de Elías que es depositado ahora y siempre en las manos de mi hijo bienamado, Roque Rojas, Roca Fuerte de Israel, Piedra Fundamental de la Nueva Iglesia, Verdadero Mesías Mexicano”.

20. Y contemplé que salió una inmensa peña y parada sobre ella una águila grande que abrió sus alas y emprendió un vuelo hacia lejano desierto.

21. Y vi sobre del trono de Dios una inmensa legión de ángeles cuyas alas tenían muy distintos y varios colores.

22. Y nuevamente escuché la gran trompeta de la eternidad y vi sobre del trono que refulgió como brillante aurora el gran Arco Iris y muchas voces dijeron en canto de alabanza de los mismos ángeles: así sea eternalmente.


 Inicio de página

 

Capítulo 4º

(Los 144,000 marcados de las 12 tribus )

 

1. Yo, Roque Rojas  hijo elegido del Altísimo y heredero de su gloria eterna, he venido del glorificado y deidificado seno de Abraham como el Elías prometido, como el profeta Elías Tisbita para pagar mi deuda de tributo a la muerte.

2. Para venir a presentar, reunir y congregar un pueblo apercibido y aparejado para hacerlo digno de tener el rango de pueblo nuevo de Israel regenerado.

3. En éxtasis divino tuve gran transportación al cielo y en revelación recibí el mensaje del Todopoderoso que a su vez me dijo: “Tú, formarás el Israel de la tercera era y pondrás sobre sus frentes la marca con sangre de cordero sacrificado ante el ara santa”. [12]

4. Y he aquí que vi como eran las marcas con sangre de cordero y las señales con el óleo santo.

5. Vi 12,000 marcados de la tribu de Simeón señalados a la primera iglesia de Éfeso. Vi otros 12,000 marcados de la tribu de Leví señalados a la primera iglesia de Éfeso.

6. Nuevamente vi 12,000 marcados de la tribu de Neftalí, señalados a la segunda iglesia de Esmirna.

7. Y me fue permitido nuevamente ver 12,000 marcados de la tribu de Gad, señalados a la tercera iglesia de Pérgamo. Vi una vez más otros 12,000 marcados de la tribu de Aser, señalados a la tercera iglesia de Pérgamo.

8. Volví a ver una vez más 12,000 marcados de la tribu de Zabulón, señalados a la cuarta iglesia de Tiatira. Y vi otros más 12,000 marcados de la tribu de Isacar, señalados a la cuarta iglesia de Tiatira.

9. Se me permitió una vez más volver a ver 12,000 marcados de la tribu de Benjamín, señalados a la quinta iglesia de Sardis. Y vi otros 12,000 marcados de la tribu de José señalados a la quinta iglesia de Sardis.

10. Volví a ver nuevamente 12,000 marcados de la tribu de Rubén señalados a la sexta iglesia de Filadelfia.

11. Y por última vez vi 12,000 marcados de la tribu de Judá señalados a la séptima iglesia de Laodicea. [13] [14]

12. Y entonces la potente voz del cielo, que era la de Dios, me dijo en su potente voz de trueno: “Este es el recuento general de los marcados de las doce tribus con sangre de cordero y señalados con la señal de fuego de Elías”.

13. Y después de todas estas cosas vi pasar en formación o desfile a los hijos de las doce tribus portando los escudos de los siete sellos en el orden siguiente:

14. Los hijos de las tribus de Simeón y Leví portaban el escudo del sello primero.

15. los hijos de las tribus de Manasés y de Neftalí portaban el escudo del sello segundo.

16. Los hijos de las tribus de Gad y Aser portaban el escudo del sello tercero.

17. Los hijos de las tribus de Zabulón y de Isacar portaban el escudo del sello cuarto.

18. Los hijos de las tribus de Benjamín y de José portaban el escudo del sello quinto.

19. Los hijos de la tribu de Rubén portaban el escudo del sello sexto.

20. Y los hijos de la tribu de Judá portaban el escudo del sello séptimo.

21. Y vi que estas doce tribus entraron en las siete iglesias con palmas en sus manos y entonaban cánticos en alabanza, honra y gloria del que es, era y será eternamente Dios nuestro Padre.

22. Y de las siete iglesias donde tienen asiento y vida eterna las doce tribus de los 144,000 marcados vi cual era la significación simbólica de cada una de las siete iglesias en el siguiente orden por medio de la significación simbólica de los siete sellos. La primera era: “La mujer Hermosa Vestida del sol”. La segunda era: “El Cordero Inmolado”. La tercera era: “La Paloma de la Nueva Alianza”. La cuarta era: “La Cruz de Elías”. La quinta era: “La Antorcha de la Restitución Regenerada”. La sexta era: “El Libro de la Justicia Divina”. La séptima y última era: “El Templo de la Sabiduría”.  


Inicio de página


NOTAS


[1] Se abrevia «AE». Aunque se trata de una parte de suma importancia del Último Testamento, es lamentable que su contenido se encuentre incompleto y desordenado. Basta con leer el capítulo 8 para darse cuenta que no tiene un final. Además si se comparan los versículos 1 del capítulo 2 donde se da la fecha de 1867 con el versículo uno del capítulo tres que da el año de 1866 como la fecha en que se recibió tal revelación, es obvio notar la falta de orden en la composición de este apocalipsis, adicionalmente se pueden comparar los siguientes versículos 3:6, 3:12 y 5:1.

[2] Ap 1:4, 1:11

[3] 1R 17:1-19:20 (III Reyes 17:1-19:20), 2R 1:3-17, 2:1-2:12 (IV Reyes 1:3-17, 2:1-2:12)

[4] Vea las notas  al versículo 88 de El Verdadero Libro de Oro.

[5] Iztapalapa significa “en el agua de las lajas”.

[6] Ap 1:11

[7] El sello del Espíritu Santo es la paloma como se muestra en Mt 3:16 “...Jesús vio que de el Espíritu Santo de Dios bajaba sobre él como una paloma.”, Mr 9:10, Lc 3:22.

[8] Ap 8:3-4, 14:1-3

[9] Ap 6:1-8-1 y por lo menos al versículo 17:18.

[10] ¿Por qué precisamente una imagen de Jesús crucificado y no otro símbolo?. Esto resulta contradictorio, ya que en An 22, se habla de que la ley de Jesús ha muerto y que será maldición para aquel que la lleve ahora en este tiempo. Si se recuerda también que en el Misterio de mi Iglesia, versículo 12, dice Roque Rojas que su iglesia no es cristiana, y en versículo 10 afirma, que la verdadera doctrina del tercer tiempo ya no es la de Jesús. En todo caso el único significado de este símbolo es, la continuación de la predicación y el cumplimiento del mensaje de Dios manifestado en el sacrificio de Jesús acerca de un nuevo tiempo, de un retorno de Jesús y del acercamiento del Reino de Dios.

[11] No se ha podido determinar quién es Jerónimo @

[12] Este punto, si se toma literalmente resulta contradictorio con las palabras de Jesús que dicen: “Vayan y aprendan el significado de la Escritura: ‘Lo que quiero es que sean compasivos, y no que me ofrezcan sacrificios’ ” Mt 9:13, donde cita a Os 6.6; estas palabras que se repiten en Mt 12:7, y que se refuerza con las siguientes palabras que Jesús dice: “Y amar a Dios con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios que se queman en el altar.” Mr 12:33; confirman, que Jesús abolió los sacrificios de sangre, no así el sacrificio que cada uno hace de si mismo, y con esto es muy claro que Jesús no ordenó realizar algún sacrificio de sangre. La ceremonia de la conmemoración de la última cena, es sólo una conmemoración y no un nuevo sacrificio de sangre. Así que las palabras que Roque Rojas escucha de Dios Todopoderoso tienen un valor simbólico, y quieren decir que los que escuchen la verdadera voluntad de Dios transmitida por Roque Rojas serán marcados con la sangre del cordero, o como dicen las Sagradas Escritura en Ap 7:14 “... “Estos son... los que han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero.” y no por ello se interpreta que se deben lavar las ropas en sangre de cordero.

[13] Ap 7:4-8

[14] La lista de las doce tribus de Israel que aparece aquí es semejante a la mencionada en el Apocalipsis de Juan (Ap 7:4-8), ya que ambas omiten a Dan, pero incluyen a Leví.

Inicio de página

 

 

e-mail

© Asociación para Estudios de Filosofía Espiritualista A.C.

México 2000