Página principal - Índice - Página anterior - Siguiente página

Parte 2/3

Tercera Ley

CONSTITUCIÓN  DE LA IGLESIA  ELIASISTA [1]

Los 33 artículos de esta Constitución.

(Recibida el 1º de junio de 1866 y entregada el 4 de septiembre año 1866)

Artículo 1. Esta constitución es la que legislará, gobernará y regirá para todos los tiempos y edades a la Iglesia Eliasista. Iglesia que dará la verdadera interpretación y amplio sentido filosófico, teológico y exégeta a las Sagradas Escrituras.

Artículo 2. La Iglesia Eliasista, prohibe a sus miembros admitir religión o sistema que no tenga por bases fundamentales el verdadero amor a Dios, y la caridad perfecta con todos los hombres sean los que fueren.

Artículo 3. La Iglesia Eliasista reconoce el cristianismo como la religión fundada por Jesús, y no admitirá en ella ningún agregado siendo de quien sea y de la categoría que fuese; [2] pues sólo reconoce como cristianismo fiel y verdadero, lo que fue dicho y hecho por Jesús de Nazaret y escrito por sus mismos apóstoles, siendo los referidos quienes oyeron de viva voz el evangelio y estos son: Mateo, Marcos, Lucas y Juan evangelista.

Artículo 4. Los sacerdotes deben cuidar las propiedades de la iglesia. Este es el primer trabajo asignado a los sacerdotes; cuidarán del dinero y demás propiedades que posean el grupo de los creyentes, pues es necesario que la iglesia tenga propiedades como son; templos, casas y anexos. Toda propiedad de la iglesia debe de estar siempre y exclusivamente a la orden y cuidado de los sacerdotes, los cuales deberán estar sujetos a la voluntad de la iglesia. Los símbolos sagrados, y archivos, objetos todos de la iglesia así como el cuidado de las composturas, reparaciones, y en general todo lo que se relaciones abiertamente con la propiedad de la iglesia, debe estar única y exclusivamente bajo la dirección y órdenes de los sacerdotes. Así como los expresados sacerdotes deben manejar bajo la dirección de la iglesia las propiedades inmuebles de la misma, así deben cuidar también del dinero que se reúne para el sostén de la iglesia y la extensión y propagación del evangelio Elías, sujeto siempre a la voluntad de la iglesia. Son los sacerdotes los que deben reunir, manejar y gastar los fondos de la iglesia. Es más propio que sean los sacerdotes los que en los cultos recojan las ofrendas que a Dios se hacen. Los sacerdotes deben preparar la celebración de todas las ordenanzas de la iglesia. En la iglesia los sacerdotes son especialmente responsables en la vigilancia y dirección de los miembros que fueren indiferentes o que se descarríen. La disciplina de la iglesia, hasta donde sea posible, debe ser educacional y formativa. El propósito general  de la Iglesia Eliasista es salvar y guardar, restaurar y regenerar.

Artículo 5. La Iglesia Eliasista, aun siendo completamente liberal desconoce todo sistema o creencia que no acepte o desconozca negativamente la sublime existencia de Dios. Esta iglesia en todo lugar ordena a sus miembros reconocer ampliamente como en todos los tiempos y edades la gran causa de la santidad, de la virginidad y de la pureza de la siempre virgen María . Como igualmente reconoce para todos los tiempos la grandiosa y sublime obra de los apóstoles del crucificado y por ende respetará, venerará y amará a estos hombres propagadores del cristianismo dentro de su grande obra de santidad y verdadera humanidad.

Artículo 6. Están llamadas las iglesias a un ministerio doble; necesitan juntar los fondos necesarios para su obra directa, mantener sus templos y sostener a su sacerdocio ; en una palabra, necesitan realizar su trabajo local. Cada una de las siete iglesias tienen dos distintas obligaciones, la de realizar su propia obra y la de cumplir la justa parte que le corresponde en los esfuerzos unidos de llevar el evangelio Elías, hasta el fin de la tierra. Los sacerdotes mexicanos Elías, tanto en su iglesia a la que pertenecen, como en el trabajo cooperativo de las siete iglesias, deben de hacer por medio de convenciones, asociaciones y otros medios la propagación y difusión del evangelio mexicano Elías. El sacerdote hónrase a sí mismo y a todo el sacerdocio  de las iglesias cuando asume la responsabilidad de evangelizar al mundo entero y todo sacerdote tiene como requisito indispensable de esta iglesia, el dedicar su vida y preocupación por encontrar medidas que ayuden a la salvación  del mundo entero por medio del evangelio mexicano Elías, de restauración y regeneración. El sacerdote debe dedicarse a la regeneración de los hombres en su iglesia, fuera de su iglesia y en todo lugar. Así también debe de tomar parte en los esfuerzos unidos de las siete iglesias; para doctrinar, evangelizar y regenerar a todo el mundo. Todo lo que concierne y preocupa a la iglesia debe concernir y preocupar también al sacerdocio  pues él es uno de los principales elementos de la iglesia. Los sacerdotes han de servir a la iglesia en la parte material de su vida con la responsabilidad que deben servir a la iglesia en general y edificarla con la responsabilidad de que pueda funcionar siempre de una manera digna.

Artículo 7. La jerarquía de la Iglesia Eliasista, se entiende por los diversos grados de rango que distinguen a los miembros de la iglesia considerada en todo su conjunto. En efecto esta iglesia comprende una doble jerarquía: La primera, formada por el gran hijo del Sol, sumo pontífice, y la segunda dependiente de la primera formada por los siete jefes con grado jerárquico de las siete iglesias. Se reconoce como poder de jurisdicción, el que comprende a todos los sacerdotes y sacerdotisas, que en medida diferente tienen facultades de enseñar y ministrar todo lo relativo a esta iglesia. La jerarquía soberana de esta iglesia está en el gran hijo del Sol , que también es llamado; primogénito de Israel, ungido de la mujer hermosa vestida del Sol, León del nuevo pueblo de Israel regenerado, y representante de Roque Rojas sobre toda la tierra; quien tiene jurisdicción absoluta sobre las siete iglesias selladas, marcadas y señaladas, siendo la sede suprema de su jefatura, el sello supremo del Dios vivo. El gran hijo del Sol , es elegido por el cónclave de los siete jefes de las siete iglesias, para ser elegido como tal debe reunir como requisito indispensable la mayoría de los votos de los siete jefes. Una vez elegido, los siete jefes lo consagrarán en la Iglesia del sello supremo del Dios Vivo y recibe del enviado divino Roque Rojas, la plenitud de sus poderes. Los siete jefes son únicamente los electores del gran hijo del Sol. La institución canónica de la Iglesia Eliasista, marca que debajo del gran hijo del Sol, están los siete jefes de las iglesias. Los siete jefes de las iglesias son escogidos y seleccionados únicamente en función privativa y absolutista del gran hijo del Sol. Cada uno de los jefes de las siete iglesias, escogen y seleccionan a sus doce sacerdotes y sus doce sacerdotisas como igualmente a los sacerdotes guardianes. La jerarquía de esta iglesia, divide las órdenes sacerdotales en mayores y menores, siendo cuatro estas órdenes. Quienes pertenecen a las órdenes menores sacerdotales, son los doce sacerdotes y las doce sacerdotisas de cada una de las siete iglesias, esta es la primera orden menor. Los doce sacerdotes o sacerdotisas, (hasta este grado diaconal es el más alto a donde puede llegar la mujer ), que son los doce guardianes de las doce tribus dentro de las siete iglesias, éstos forman la segunda orden menor. Quienes pertenecen a las órdenes sacerdotales mayores (hombres exclusivamente) son los siete jefes con grado jerárquico, de las siete iglesias; éstos forman la primera orden mayor. El gran hijo del Sol, Jefe Supremo de las Iglesias, es quien forma el grado mayor de todos, y en su persona está la segunda orden mayor. De este modo están formadas las cuatro órdenes sacerdotales de la Iglesia Eliasista, dos menores y dos mayores. Los sacerdotes y las sacerdotisas, pertenecientes a las dos órdenes menores no pueden hacer leyes para sus templos u oratorios, por lo que deben limitarse a aplicar las señaladas por el gran hijo del Sol y por las de los siete jefes con grado jerárquico, cumpliendo y haciendo cumplir, las dimanadas del jefe de la iglesia a donde pertenecen. La Iglesia Eliasista, debe durar siempre, pues esto se desprende del hecho, de que la religión Eliasista, es la religión definitiva y no puede ceder el lugar a ninguna otra que de ella se derive. Sólo el gran hijo del Sol, y los siete jefes de las iglesias, han recibido del enviado divino Roque Rojas, como la segunda venida sobre la tierra del Profeta Elías Tisbita, los poderes de doctrinar, de gobernar y de legislar. Como Jefe máximo de la Iglesia Eliasista, el gran hijo del Sol, goza de la plenitud de poderes, concedidos por Elías a su iglesia. El gran hijo del Sol , en su poder de gobierno, como dueño de la jurisdicción suprema, en todas las Iglesias Mexicanas de Elías, puede expedir leyes para las iglesias o derogarlas si lo considera necesario o dispensar de ellas, instruir a los siete jefes, y convocar a los cónclaves generales y lanzar proclamas generales, para las siete iglesias.

Artículo 8. Como la principal base que deberán llevar las congregaciones de la Iglesia Mexicana de Elías, en todos los tiempos y edades, sobre todos los hombres y todas las sociedades, es «el amor a Dios, la caridad y la moralidad».

Artículo 9. Los sacerdotes de la verdadera congregación Eliasista, deberán respetar y obedecer a los jefes y dignidades mayores, eclesiásticas, en cada una de las siete iglesias. [3]

Artículo 10. Los miembros que forman el sacerdocio de la Iglesia Eliasista, deberán prometer respeto y obediencia en todos los tiempos al gobierno del gran hijo del Sol, que rija y legisle a la Iglesia de Elías; y protestar no ser apóstoles renegados y si lo hicieran quedarán sujetos a los anatemas de la Iglesia.

Artículo 11. Los sacerdotes de la congregación Eliasista, deberán respetar a las autoridades civiles, y a las autoridades de su iglesia, en la clase o categoría que tuvieren y deberán estar sujetos a esta constitución sacerdotal del Último Testamento o Legislatura de la Iglesia Eliasista.

Artículo 12. Los miembros del sacerdocio  mexicano patriarcal de Elías, deberán estar sujetos y obedientes al jefe de la Iglesia a donde pertenecen, y los siete jefes de las iglesias al igual, deberán prestar acatamiento y suma obediencia a las órdenes de la autoridad máxima del gran hijo del Sol, representante genuino de Roque Rojas sobre toda la tierra.

Artículo 13. Los requisitos para que una persona avocada al sacerdocio  de la iglesia sea ungida y consagrada como tal son los siguientes (indispensables para tal consagración), enumerados a continuación:             
1.- Ser bautizado y regenerado, como marcado de la iglesia. [4]            
2.- No vivir amancebado y si es casado en otra religión, (sea la que fuere) no tendrá ningún valor y se le considerará amancebado, y tendrá que ser casado en la religión Eliasista, para que pueda ser consagrado. [5]          
3.- Ser casado por la ley civil. [6]  
4.- Deberá tener tres años de estudios teologales.               
5.- Primer año, estudio teologal del Antiguo Testamento.  
6.- Segundo año, estudio teologal del Nuevo Testamento.
7.- Tercer año, estudio teologal del Último Testamento.     
Deberá estudiar filosofía religiosa, exegetismo bíblico, bachillerato místico, lógica teologal o escolástica, ética, estética y psicología.

Artículo 14. El sacerdocio  de la Iglesia Eliasista, para ser consagrado deberá saber a la perfección la historia biográfica del enviado divino, don Roque Rojas.

Artículo 15. El sacerdocio de la Iglesia Eliasista, deberá conocer la liturgia ceremonial y cánones de la iglesia a la perfección.

Artículo 16. Para oficiar el sacerdocio  de la Iglesia, deberá hacerlo con ornamentos sacerdotales como los instituidos oficialmente por la iglesia.

Artículo 17. El sacerdocio  deberá tomar para el oficio y ejercicio de los cultos y prácticas de la iglesia, el idioma del país a donde oficie.

Artículo 18. Única y exclusivamente la ceremonia de los ancestros de Roque Rojas  en el simbolismo de la Mujer Hermosa Vestida del Sol, deberá hacerse rigurosamente como se lo ordenó Dios, en todo tiempo y lugar, en lengua otomí; esta ceremonia es la suprema revelación de la verdadera religión mexicana. [7]

Artículo 19. De estos artículos en adelante, pertenecen para los miembros marcados de las Iglesias. [8]

Artículo 20. Los miembros de la Iglesia de Elías, ofrecen y juran respetar y obedecer al gobierno de la república mexicana, siempre y cuando éste sea respetuoso con los derechos sociales y morales del hombre y nunca ataque la libertad de conciencia. [9]

Artículo 21. A la membresia de la Iglesia de Elías les queda prohibido tomar armas por algún pretexto y matar, [10] sino a lo contrario deberán ser respetuosos con la vida humana.

Artículo 22. Los miembros de la Iglesia Eliasista, ofrecen respetar a todas las autoridades civiles del país y eclesiásticas, o sea al sacerdocio  de la Iglesia Eliasista, sin jamás censurar sus actos buenos o malos, y si obrasen mal su responsabilidad será para con Dios. [11]

Artículo 23. Los miembros de la Iglesia Mexicana de Elías, deben respetar a todas las clases sociales, sean éstas de una categoría humilde o elevada, ya sean ignorantes o ilustrados. [12]

Artículo 24. A la membresia de la Iglesia Mexicana de Elías, se le impone como normas que nunca opaquen a los pequeños ni adulen a los grandes.

Artículo 25. En sociedad o en todo lugar, los miembros de esta iglesia, deben ser ecuánimes, bondadosos y caritativos.

Artículo 26. A la membresia de la Iglesia Mexicana de Elías, para contraer matrimonio; tiene absolutas libertades para casarse con la persona de la creencia o religión que sea, siempre que esa persona sea convertida, regenerada y abrace la religión Eliasista; no así al sacerdocio  que no podrá por ningún concepto casarse con persona que no sea de su propio credo.

Artículo 27. El sacerdocio  de las siete iglesias deberá conocer al dedillo, los ciento cuarenta y cuatro símbolos, legalmente autorizados por la Iglesia Eliasista, que a continuación quedan estipulados en el orden siguiente, enumerados, clasificados y legalmente reconocidos que son los dados por Dios Todopoderoso; para instituir su Iglesia de la mujer hermosa vestida del Sol, en la privilegiada nación mexicana que es: La Nueva Sión, El Nuevo Pueblo de Dios, Los Nuevos Israelitas.

   

Los 144 Símbolos  de la Iglesia  Eliasista

1. Altar Eliasista.

2. Cuadro de la santísima trinidad mesiánica.

3. Cuadro de la mujer hermosa vestida del Sol. [13]

4. Crucifijo Elías.

5. Doce candeleros del altar mexicano de Elías.

6. Tres lámparas del altar mexicano Elías.

7. El candelabro trinitario.

8. El altar mariano.

9. La escultura de la dolorosa.

10. La escultura de la purísima.

11. El cirio eucarístico eliasista.

12. El cirio de María.

13. El sitial del mesías mexicano Roque Rojas.

14. Cuadro de don Roque Rojas.

15. Cinco floreros del altar de María.

16. Veintidós floreros del altar Eliasista.

17. La cruz Eliasista.

18. El ternario Elías.

19. La cruz de Moisés.

20. La fuente de la gracia

21. Símbolo astral Elías.

22. Bandera nacional mexicana. [14]

23. Bandera de Elías.

24. Bandera de María.

25. Bandera de la purísima.

26. Bandera del sello segundo.

27. Bandera de la roca fuerte de Israel.

28. Bandera de la causa de Dios.

29. Bandera de la constitución de Elías.

30. Bandera del reglamento de Elías.

31. Bandera del régimen de Elías.

32. Estandarte de Elías.

33. Estandarte de la paz.

34. Estandarte del hijo del Sol.

35. Estandarte de la regeneración Elías.

36. Estandarte de la restitución Elías.

37. Estandarte de la roca fuerte de Israel.

38. Estandarte de la omnipresencia de Dios.

39. Estandarte de la purísima.

40. Estandarte de la virgen de los dolores.

41. Estandarte del crucificado.

42. Estandarte de las tribus de Simeón y Leví

43. Estandarte de las tribus de Manasés y Neftalí.

44. Estandarte de las tribus de Gad y Aser.

45. Estandarte de las tribus de Zabulón e Isacar.

46. Estandarte de las tribus de Benjamín y de José.

47. Estandarte de la tribu de Rubén.

48. Estandarte de la tribu de Judá.

49. Estandarte de los veintidós preceptos.

50. Estandarte de la causa de Dios.

51. Estandarte de las gracias de Dios.

52. Estandarte de los poderes de Elías.

53. Estandarte de la dolorosa.

54. Estandarte del iris de Elías.

55. Estandarte de la mujer hermosa vestida del Sol.

56. Estandarte de trinitario de Elías.

57. Estandarte carmelitano de Elías.

58. Estandarte de las circunferencias de Elías.

59. Estandarte del pueblo de Dios.

60. Estandarte de Sión.

61. El gran símbolo del muro jaspe de la ciudad santa Eliasista.

62. Cuadro de la omnipresencia de Dios (representación de Moisés).

63. Cuadro del santo niño cautivo de la Iglesia de Elías.

64. Cuadro del guardián de las siete iglesia de Elías.

65. Cuadro de las armas de la Iglesia Eliasista.

66. Cuadro de la corona de los quince dones.

67. Cuadro de la Iglesia de Elías o de la mujer hermosa vestida del Sol.

68. Cuadro de las veintidós gracias de Elías.

69. Cuadro del estudio de las siete iglesias de Elías.

70. Cuadro de los privilegios de María.

71. Candelabro de las siete iglesias (siete luces).

72. Candelabro de los veintidós poderes de Elías (veintidós luces).

73. Candelabro mariano (cinco luces).

74. Sello supremo del Dios Vivo (jefatura de la siete iglesias).

75. Sello primero, escudo de la iglesia de Éfeso.

76. Sello segundo, escudo de la iglesia de Esmirna.

77. Sello tercero, escudo de la iglesia de Pérgamo.

78. Sello cuarto, escudo de la iglesia de Tiatira.

79. Sello quinto, escudo de la iglesia de Sardis.

80. Sello sexto, escudo de la iglesia de Filadelfia.

81. Sello séptimo, escudo de la iglesia de Laodicea.

82. Arca del gran hijo del Sol.

83. Arca principesca de la iglesia (sello primero).

84. Arca rabínica de la paz (sello segundo).

85. Arca suma sacerdotal (sello tercero).

86. Arca levítica de Sión (sello cuarto).

87. Arca profética purificadora (sello quinto).

88. Arca guiadora de redención (sello sexto).

89. Arca patriarcal de Abraham (sello séptimo).

90. Arca de la dolorosa.

91. Arca de la tribu de Simeón (sello primero).

92. Arca de la tribu de Leví (sello primero).

93. Arca de la tribu de Manasés (sello segundo).

94. Arca de la tribu de Neftalí (sello segundo).

95. Arca de la tribu de Gad (sello tercero).

96. Arca de la tribu de Aser (sello tercero).

97. Arca de la tribu de Zabulón (sello cuarto).

98. Arca de la tribu de Isacar (sello cuarto).

99. Arca de la tribu de Benjamín (sello quinto).

100. Arca de la tribu de José (sello quinto).

101. Arca de la tribu de Rubén (sello sexto).

102. Arca de la tribu de Judá (sello séptimo).

103. Cuadro de los anatemas.

104. Cuadro de la segunda venida de Elías.

105. La cruz de siete Exija. [15]

106. El gnóstico de Elías.

107. El cuaternario Elías.

108. Hábito blanco del sacerdocio.

109. Estolas para las sacerdotisas.

110. Escapularios para los sacerdotes.

111. Manípulos [16] para los sacerdotes.

112. Cíngulos [17] para todo el sacerdocio.

113. Capa pluvial para los jefes.

114. Hábito jefatural (cada uno de distinto color para los jefes).

115. Báculo abacial para los siete jefes.

116. Vara de austicia para los siete jefes.

117. Cuadro del cetro del gran poder de Elías.

118. Cruz pectoral Elías para los jefes.

119. Jerárquico para los siete jefes.

120. Adviento para los siete jefes.

121. Manutergio [18] para los siete jefes.

122. Velo humeral [19] para los siete jefes.

123. Dalmática [20] para los siete jefes.

124. Conopeo [21] para los siete jefes.

125. Dos anillos jerárquicos para cada jefe.

126. Manto escarlata del gran hijo del Sol.

127. El gran anillo del Sol para el jefe supremo.

128. El cetro del sumo poder para el gran hijo del Sol.

129. Hábito café con el Sol para el gran hijo del Sol.

130. Báculo de las doce tribus de Israel para el gran hijo del Sol.

131. Corbata estola para el gran hijo del Sol.

132. Repisa con el libro de las revelaciones del gran hijo del Sol.

133. Repisa con el álbum de los retratos de los grandes hijos del Sol.

134. Cátedra, sitial o trono del gran hijo del Sol.

135. Bandera del Sol (sólo está en la iglesia del sello supremo del Dios Vivo).

136. Estandarte del Sol (sólo está en la iglesia del sello supremo del Dios Vivo).

137. La Tiara [22] del gran hijo del Sol.

138. La Capa amarilla para las procesiones del gran hijo del Sol.

139. La Llave de la sabiduría.

140. Las Balanzas equitativas de Elías.

141. La Antorcha del fuego sagrado del Sol (sólo se enciende en la consagración del gran hijo del Sol).

142. La Campana simbólica (se toca en el tedéum y cántico de las preces).

143. El Candelabro del cirio mexicano eucarístico Elías.

144. El Candelabro de María.

Artículo 28. A quien le toca dar el verdadero sentido de las Sagradas Escrituras o la verdadera interpretación, es única y exclusivamente a el gran hijo del Sol  y a los siete jefes de las siete iglesias cuando se reúnen y congregan en concilios ecuménicos o cónclaves secretos, quedando prohibida la interpretación de los tres testamento (antiguo, nuevo y último) en lo privado o personal; [23] ni el sacerdote común, podrá dar la interpretación espiritual. [24]

Artículo 29. Como Sagradas Escrituras , la iglesia Eliasista reconoce y acepta para todos los tiempos:

                Del Antiguo Testamento los siguientes libros [25]

1. Génesis.

2. Éxodo.

3. Levítico.

4. Números.

5. Deuteronomio.

6. Josué.

7. Jueces.

8. Rut.

9. Libro primero de Reyes. [26]

10. Libro segundo de Reyes. [27]

11. Libro tercero de Reyes. [28]

12. Libro cuarto de Reyes. [29]

13. Libro primero de Paralipómenos. [30]

14. Libro segundo de Paralipómenos. [31]

15. Libro primero de Esdras.

16. Libro segundo de Esdras. [32]

17. Libro de Tobías.

18. Libro de Judit.

19. Libro de Ester.

20. Libro de Job

21. Los Salmos.

22. Los Proverbios.

23. Eclesiastés.

24. Cantar de los Cantares.

25. La Sabiduría.

26. El Eclesiástico.

27. Profecía de Isaías.

28. Profecía de Jeremías.

29. Truenos o Lamentaciones del profeta Jeremías. [33]

30. Profecía de Baruc.

31. Profecía de Ezequiel.

32. Profecía de Daniel.

33. Profecía de Óseas.

34. Profecía de Joel.

35. Profecía de Amós.

36. Profecía de Abdías.

37. Profecía de Jonás.

38. Profecía de Miqueas.

39. Profecía de Nahúm.

40. Profecía de Habacuc.

41. Profecía de Sofonías.

42. Profecía de Hageo.

43. Profecía de Zacarías.

44. Profecía de Malaquías.

45. Libro primero de los Macabeos.

46. Libro segundo de los Macabeos.

                Del Nuevo Testamento  los siguientes libros:

1. Evangelio de Mateo.

2. Evangelio de Marcos.

3. Evangelio de Lucas.

4. Evangelio de Juan.

5. Los hechos de los Apóstoles.

6. La epístola de Pablo a los Romanos.

7. La primera epístola de Pablo a los Corintios.

8. La segunda epístola de Pablo a los Corintios.

9. La epístola de Pablo a los Gálatas.

10. La epístola de Pablo a los Efesios.

11. La epístola de Pablo a los Filipenses.

12. La epístola de Pablo a los Colosenses.

13. La primera epístola de Pablo a los Tesalonicenses.

14. La segunda epístola de Pablo a los Tesalonicenses.

15. La primera epístola de Pablo a Timoteo.

16. La segunda epístola de Pablo a Timoteo.

17. La epístola de Pablo a Tito.

18. La epístola de Pablo a Filemón.

19. La epístola de Pablo a los Hebreos.

20. La epístola católica de Santiago.

21. La primera epístola de Pedro.

22. La segunda epístola de Pedro.

23. La primera epístola de Juan.

24. La segunda epístola de Juan.

25. La tercera epístola de Juan.

26. La epístola católica de Judas.

27. El Apocalipsis de Juan.

Artículo 30. El Último Testamento o sea la legislatura de la Iglesia Eliasista, está íntimamente ligado con el Apocalipsis y cree y reconoce la Iglesia Eliasista, que el gran libro del Apocalipsis  de Juan el teólogo, es el vigésimo séptimo y último libro del Nuevo Testamento; además es el único profético y precursor del Último Testamento. La Iglesia Eliasista lo divide para su estudio en cinco libros que, son los siguientes:     
Primer Libro. Los mensajes divinos a las siete iglesias.
Segundo Libro. El libro de los siete sellos.       
Tercer Libro. La Iglesia y el Anticristo o sea La Mujer Hermosa Vestida del Sol, que es la Iglesia Eliasista y La Mujer Ramera; o sean las falsas religiones de la Bestia.              
Cuarto Libro. El juicio de Dios y la penitencia.              
Quinto Libro. La ratificación de los mensajes divinos a las siete iglesias. [34]

Artículo 31. Como Último Testamento  reconoce la Iglesia Eliasista, los siguientes libros que forman la legislatura universal de la Iglesia Eliasista:        
Libro Primero. El Libro de la Apología Apocalíptica del Gran Hijo del Sol. El libro exegeta teologal de la Iglesia.     
Libro Segundo. El Libro de las Cinco Leyes. Primera Ley: El libro de la ley moral de la Iglesia; veintidós preceptos de Elías el hijo del hombre; verdadero hijo del Sol y mesías mexicano de la tercera era. Segunda Ley: El libro dogmático de la Iglesia, decálogo o ley de oro. Tercera Ley: El libro sacerdotal o constitución formado por treinta y tres textos o artículos bíblicos. Cuarta Ley: El libro de la organización de la Iglesia, reglamento con treinta y tres textos o artículos bíblicos. Quinta Ley: El libro del gobierno de la Iglesia, régimen divino de treinta y tres textos o artículos bíblicos.               
Libro Tercero. El Libro de las Liturgias, Dogmas y Mandamientos.       
Libro Cuarto. El Gran Libro Sacramental.    
Libro Quinto. El Libro del Apocalipsis de Elías o de las grandes revelaciones de don Roque Rojas. Libro Sexto. El Libro de los Mandamientos Generales y Prohibitivos de la Iglesia Eliasista.
Libro Séptimo. El Verdadero Libro de Oro.    
Libro Octavo. El Libro de los Anatemas.
Libro Noveno. El Libro de las Siete Iglesias. [35]

Artículo 32. Los libros del Último Testamento del tercer libro al octavo, se específica que no pertenecen a la legislatura de la Iglesia, sino a sus liturgias, denominaciones, formas y estructuras canónicas dentro del exegetismo teologal de las siete iglesias; cerrando el Último Testamento, el último libro llamado El libro de las siete iglesias.

Artículo 33. Las Sagradas Escrituras  que la iglesia de Elías reconoce de origen divino son: para el Antiguo Testamento, las más antiguas traducciones del hebreo al griego; y para el Nuevo Testamento, las traducciones de los originales en griego y arameo, como constan en la traducción de la Sagrada Biblia Griega  de Alejandría [36] y en la muy erudita y bien comprobada versión traducida por Jerónimo, o sea la Vulgata Latina, [37] que quiere decir en forma vulgar. [38]


 Inicio de página


NOTAS


[1] Se abrevia «Cons». Sección que constituye la “tercera ley” del libro de Las Cinco Leyes. Es el lugar donde se describen con mayor detalle la estructura y dogmas de la iglesia, salvo por algunos agregados y porciones inexactas, que se comenta en las notas al pie, el contenido se considera correcto. Por su contenido se puede decir que constituye el corazón del Último Testamento.

[2] Gal 1:8-9

[3] Ro 13:1

[4] Jn 3:5,

[5] 1Ti 3:2, 12, Tit 1:6

[6] Ro 13:1-7

[7] Esta ceremonia se acostumbra celebrar la noche del 24 de diciembre. Si es la suprema revelación de la iglesia ¿Por qué en otomí? aquí convendría considerar las palabras del apóstol Pablo sobre el hablar en lenguas extrañas como aparecen en todo el capítulo 14 de la 1ª epístola a los Corintios de donde se resaltan los siguientes versículos: “El que habla en una lengua extraña, crece espiritualmente él mismo; pero el que comunica mensajes recibidos de Dios, hace crecer espiritualmente a los de la iglesia.” 14:4, “Por eso, hermanos, no les serviría de nada que yo los visite y les hablé en lenguas extrañas, en vez de hablarles de lo que Dios nos manifiesta, o del conocimiento de la verdad, o en vez de comunicarles algún mensaje de parte de Dios, o alguna enseñanza.” 14:6, “pero en la iglesia prefiero decir cinco palabras que se entiendan, para enseñar así a otros, que decir diez mil palabras en lengua extraña.” 14:19. De tal forma la Asociación no considera indispensable la celebración de esta ceremonia en tal idioma.

[8] Este párrafo no debería estar númerado como artículo, sino más bien debería de ser una nota o un subencabezado, sin embargo no fue removido por carecer de la evidencia suficiente para apoyar esta suposición.

[9] Ro 13:1-7

[10] Gn 9:5-6, Lev 20:13, Dt 5:17, Pr 6:16-17, Ro 13:9, 1Pe 4:15

[11] Ro 13:1-7

[12] Gal 3:28

[13] Al parecer este símbolo es el mismo que el número 67, no obstante algunos eliasistas afirman que se trata de símbolos semejantes, pero diferentes; el problema consiste en que las descripciones para el símbolo número 67 no son iguales, y hasta el momento no se ha podido establecer con exactitud cual es el símbolo correspondiente. @

[14] Aunque en tiempos de Roque Rojas la bandera mexicana tenía otro diseño, lo importante es que se use la bandera oficialmente reconocida. El actual diseño se empleo a partir del 16 de septiembre de 1968, aunque el águila con su perfil actual data de 1916.

[15] No ha sido posible determinar a que símbolo se refiere se refiere @

[16] Ornamento constituido por una banda que se lleva en el antebrazo izquierdo

[17] Es el cordón con el que se ciñe el alba (vestidura blanca que va sobre la túnica)

[18] Es una pequeña toalla que se emplea durante el lavatorio

[19] Es el lienzo blanco que se coloca el sacerdote sobre los hombros y en cuyos extremos envuelve sus manos para tomar algún objeto sagrado

[20] Vestidura con forma de túnica de mangas anchas y abiertas

[21] Es el lienzo que se cuelga para cubrir, un altar o trono

[22] Es el adorno de la cabeza a manera de gorro (mitra) alto, que simboliza la máxima jerarquía

[23] 2Pe 1:20

[24] Si bien es cierto que hay que tener presente la advertencia del apóstol Pedro cuando dice: “...que ninguna profecía de la Escritura es algo que pueda interpretarse según el personal parecer de nadie,” 2Pe 1:20 y cuando dice: “...los ignorantes y débiles en la fe tuercen, como tuercen las demás escrituras, para su propia condenación” 2Pe 3:16; en varias partes del Nuevo Testamento se muestra que es bueno analizar las escrituras como por ejemplo: “Estos Judíos, que eran de mejores sentimientos... recibieron el mensaje, y día tras día estudiaban las Escrituras para ver si era cierto lo que se les decía.” Hch 17:11. Se menciona este pasaje porque eran Judíos quienes estudiaban las escrituras, y no se les prohibió aunque ellos todavía no eran miembros de la iglesia. Lo que se debe entender aquí es: Nadie podrá a criterio personal, dar una interpretación a las sagradas escrituras y entregarlo como el mensaje de la iglesia sin que antes dicho mensaje haya sido cuidadosamente analizado por los dirigentes de la iglesia.

[25] La lista de los libros de la Biblia que aparece a continuación, corresponde a los títulos que estos tienen en las traducciones de la Vulgata Latina, tales como la Torres-Amat; por lo que puede no coincidir con los nombres que tienen en otras versiones de la Biblia, tales como Dios habla hoy, Nácar-Colunga, y Magaña. En los libros correspondientes se indica con notas al pie el nombre alternativo.

Debido a que se sigue la lista de los libros de la Biblia como aparece en la Vulgata Latina, es probable que en algunas versiones de la Biblia no aparezcan los libros siguientes: Tobías, Judit, 1er y 2o libro de Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc y algunas porciones del libro de Daniel y del libro de Esther. Esto se debe a que en esas versiones se sigue el canon hebreo (la lista hebrea de los libros de la Biblia), en donde no aparecen los libros antes mencionados, porque no se consideran de origen divino. Para más información, consulte el material correspondiente a la Biblia elaborado por la Asociación.

[26] Llamado Primer libro de Samuel, según el canon hebreo

[27] Llamado Segundo libro de Samuel, según el canon hebreo

[28] Llamado Primer libro de Reyes, según el canon hebreo

[29] Llamado Segundo libro de Reyes, según el canon hebreo

[30] Llamado Primer libro de Crónicas, según el canon hebreo. Paralipómenos proviene de una palabra griega que significa de las cosas omitidas, titulo con el cual aparecieron en la LXX, ya Jerónimo empleó en la Vulgata Latina, el titulo de Crónicas con el que son más conocidos estos libros.

[31] Llamado Segundo libro de Crónicas, según el canon hebreo. Ver la nota anterior.

[32] Llamado Nehemías

[33] Así es llamado en la Vulgata Latina, que según la versión de Torres-Amat dice: “Threnos o lamentaciones de Jeremías profeta.

[34] Los capítulos y versículos del Apocalipsis que corresponden a cada uno de los cinco libros en que Roque Rojas lo divide. son los siguientes: 1er Libro, 2:1 (o desde 1:1)-5:14; 2o libro, 6:1-11:19; 3er libro, 12:1-14:5; 4o libro 14:6-20:15; 5o libro 21:1(o desde 21:9)-22:21

[35] Para una consideración más detallada ver Libros que Integran el Último Testamento, página 272 .

[36] Es decir; se consideran de origen divino, para el Antiguo Testamento, los libros escritos en hebreo y arameo, (esto excluye a algunos deuterocanónicos); y para el Nuevo Testamento, se aceptan los libros escritos en griego (con algunas expresiones en arameo). Se aceptan como válidas las traducciones que de estos se hagan tomando en consideración el testimonio que aporta la Biblia Griega de Alejandría y la Vulgata Latina.

[37] La Vulgata Latina realizada por Jerónimo fue una traducción del hebreo y arameo de algunos libros de la Biblia, ya que de otros sólo se limitó a revisar una traducción latina anterior conocida como “Vetus Latina”. Jerónimo, sólo recurrió a la Biblia griega de Alejandría o LXX para la traducir algunos libros que no se encontraban en hebreo (Tobías, Eclesiástico, etc.), así como algunos pasajes de los libros de Esther y de Daniel. La traducción de tales libros la realizó por insistencia del clero católico-romano, pero ni él los consideraba de origen divino. No es posible establecer con exactitud que libros incluía la versión original de Jerónimo, como muestra basta con mencionar que la edición de la Vulgata Latina impresa por ordenes de Sixto V no contenía Esdras I y II mencionados en el articulo 29 (página 177 ) como parte del Antiguo Testamento; fue Clemente VIII quien los incluyó en una nueva edición de la Vulgata Latina, edición en la cual se basa la versión Torres Amat publicada en 1824 muy usada por los Eliasistas. Adicionalmente, debemos considerar que la edición actual de la Vulgata ha sufrido modificaciones de acuerdo a criterios católico-romanos (con excepción de la distribuida por las Sociedades Bíblicas Unidas). Mas esto no debe representar problema alguno si tomamos como testigos los textos en hebreo, la Biblia Griega de Alejandría y la misma Vulgata Latina para determinar cuales son los libros de la Biblia que realmente deben ser aceptados. Para más información consulte el material correspondiente a la Biblia elaborado por la Asociación.

[38] Vulgar en el sentido original significa común, del pueblo

 Inicio de página

 

 

e-mail

© Asociación para Estudios de Filosofía Espiritualista A.C.

México 2000