Página principal - Índice - Página anterior - Siguiente página

 

CONCLUSIONES

 

            Después de la revisión cuidadosa de cada una de las partes que integran el texto del Último Testamento, y habiendo revisado varias veces las partes en las cuales se han colocado notas así como el contenido de las mismas; se obtuvieron las siguientes conclusiones.

 

Sobre la versión de la familia Ramírez:

- Con respecto al contenido:

• El contenido parece incompleto, y con inserciones fuera de lugar, ver notas al pie: del versículo 7 del capítulo 8 del Apocalipsis de Elías página 42, del párrafo titulado NOTA en la página 77 y otras.

• Existen anacronismos muy evidentes; por ejemplo en el Apocalipsis de Elías capítulo 2, versículo 1 se dice que dicho pasaje fue revelado el 16 de agosto de 1867; y el capítulo 5, versículo 1 indica que ese pasaje fue revelado del también 16 de agosto, pero de 1861; adicionalmente, el pasaje del capítulo 5, versículo1 también fue revelado un 16 de agosto, pero de 1866. Esto sólo puede indicar, que se equivocaron al fechar esos pasajes (lo que hace poco confiable al Último Testamento), o que el Apocalipsis de Elías fue compilado por Roque Rojas o por sus seguidores después de 1867, pero sin un orden adecuado ya sea cronológico o temático.

• Existen muchos puntos donde hay una franca oposición a las enseñanzas de Jesús a través del Nuevo Testamento; por ejemplo ver notas al pie de: la palabra Thisbita en el Credo Mexicano Patriarcal Eliasista página 14; al precepto 9 página 18; al versículo 3 del capítulo 4 del Apocalipsis de Elías página 50, al 12º mandamiento de Los Mandamientos Generales y Prohibitivos página 64. Como para la mayoría de las personas, entre las palabras de Jesús y las de alguien (sea quien sea) que diga hablar en nombre de Dios, se apegarán a las palabras de Jesús y serán consideradas de mayor autoridad, dejando a un lado cualquier otra fuente como lo es el Último Testamento.

• Varias partes parecen agregadas (ver notas al pie; a la fecha número 14 del artículo 32 del Régimen Divino página 108; al punto 14 de las Doctrinas Falsas página 130), y sólo siendo muy flexibles en la interpretación podríamos suponer que se trata de profecías; pero ¿Cómo es posible que ahí sí se halla manifestado el don de profecía, y que no se halla manifestado para corregir algunos puntos que son inexactos?; ya que muy bien hubiera sido posible, por medio del don de profecía prever los puntos del Último Testamento, que en este tiempo se observan como inexactos y hacer la aclaración pertinente. Por tal motivo es poco seguro que los datos que se refieren a hechos posteriores a la muerte de Roque Rojas, sean producto de el don profético.

• Existen muchos puntos donde hay inexactitudes evidentes (por no llamarlas errores); por ejemplo: ver las notas al pie de los puntos 1, 2, 10, 13 y14 de Los Nombres de los Fundadores de Religiones y Doctrinas Falsas... página 129; del mandamiento 11 de Los Mandamientos Generales y Prohibitivos... página 63; del versículo 13 Los Veintidós Versículos de Roque Rojas... página 100; del versículo 46 El Libro de los Anatemas página 133. Inexactitudes que no van de acuerdo con un texto que dice ser: la más grande joya literaria, la suprema revelación divina etcétera; y por tal motivo hace que la confianza que se pueda depositar en el texto disminuya.

 

- Desde el punto de vista técnico:  

• Existe un gran número de errores tipográficos, ya sean ortografía incorrecta, omisión o repetición de caracteres etcétera.

• No hay uniformidad en el contenido, ni en la redacción ya que lo mismo se escribe en primera persona diciendo “YO, Roque Rojas”, que en tercera persona diciendo “el señor Don Roque Rojas”.

• No existe una adecuada armonización en la escritura de algunos nombres, así lo mismo se escribe Issachar que Izachar, o lo mismo aparece Nazareth que Nazaret.

• No siempre hay concordancia en el uso de palabras con inicial mayúscula, así que lo mismo se escribe “don Roque Rojas” e “iglesia” que “Don Roque Rojas” e “Iglesia”.

• Falta una presentación más organizada del contenido, esto incluye la falta de un índice.

• Faltan realce tipográfico para señalar los títulos de los libros que componen el Último Testamento y diferenciarlos de algunos de los títulos de párrafos que están dentro de los mismos.

• Debido a lo anterior falta un sistema de referencias breve y preciso hacia cada parte del texto, así que las citas dependen principalmente del número de página; algo que se trata de corregir en la versión comentada.

 

Sobre el contenido final de la versión comentada:

• Varios de los anacronismos comentados todavía persisten en la versión comentada, y esto debido a que no se encontró información ni evidencia suficiente para corregirlos.

• Aunque es cierto que existen grandes diferencias entre el catolicismo-romano y la iglesia de Roque Rojas, también son evidentes varias semejanzas, casi como si fuera una copia del catolicismo-romano, empezando por la estructura, el procedimiento para nombrar al máximo jerarca de la iglesia; continuando con el uso de la Vulgata Latina, el gran número de palabras de origen netamente católico-romano tales como; capa pluvial, manípulo, cíngulo, conopeo, manutergio, etcétera.

• A pesar del esfuerzo por aclarar y armonizar el texto del Último Testamento, algunos puntos donde hay una franca oposición a las enseñanzas de Jesús como fueron dadas través del Nuevo Testamento, permanecen sin aclararse y se comentan en las notas al pie de página correspondientes.

• No existe en el Último Testamento una apoyo o argumentación bíblica (ni puramente razonada) realmente firme, que fundamente la creencia de que Roque Rojas es el mismo profeta Elías, los “apoyos” que aparecen en el Último Testamento son sumamente frágiles.

• Los aspectos conflictivos del Último Testamento en cuanto a su contenido son de fondo, y algunos parecen no tener solución, por lo que muchos de esos aspectos conflictivos siguen estando vigentes.

• El Último Testamento, contiene muy poca información para regir dos mil años, conviene recordar que muchas partes se repiten varias veces, así que el contenido real (aquel que no se repite) se reduce aún más. Si bien es cierto que analizando y desglosando las diversas partes que lo integran se puede obtener más enseñanza, aún así el contenido es muy reducido. En todo caso el Nuevo Testamento es mucho más amplio, más preciso y tiene partes mucho más profundas que al desglosarse proporcionan muchísima más enseñanza.

• Se puede suponer: Primero, que el Último Testamento no está completo. Segundo, que Roque Rojas no realizó una revisión final del texto ya en conjunto o; Tercero, que la compilación realizada por sus seguidores no fue la adecuada. Fundamentamos estas conclusiones en las inexactitudes y aspectos conflictivos, ya mencionados, encontrados en el Último Testamento, los cuales no deberían existir en una obra que se supone inspirada por Dios Todopoderoso, que regirá por dos mil años y que dice ser: el libro santo, la más grande joya literaria, la salvación del mundo, etcétera. Si no se toma alguna de las suposiciones antes mencionadas la conclusión sería, que el contenido del Último Testamento es falso y como tal debe ser desechado.

• El Último Testamento, con base a las razones antes mencionadas, debe ser considerado sólo como una exhortación más a la búsqueda del conocimiento de la verdadera voluntad de Dios, pero no como la fuente de dicho conocimiento; deben tomarse de él los aspectos, que habiendo sido minuciosamente analizados sean considerados de acuerdo con la verdadera voluntad de Dios, dejando a un lado las inexactitudes en el existentes; ya que forzosa e inevitablemente el Último Testamento necesita ser complementado.

            Después de la lectura de esta edición del Último Testamento Comentado (UTc) es momento para replantear que lugar ocupará el Último Testamento en su vida, ¿Será su única fuente del conocimiento de la voluntad divina?... o ...¿Deberá ser complementada con otras fuentes dignas de mayor confianza?... Recuerde que su vida eterna es la que está en juego y no sólo su prestigio o su bienestar material.

 

Así que esfuércese verdaderamente por conocer la voluntad de Dios

 

Asociación para Estudios de Filosofía Espiritualista A.C.


 

e-mail

© Asociación para Estudios de Filosofía Espiritualista A.C.

México 2000