Página principal - Índice - Página anterior - Siguiente página

 

EL MISTERIO  DE MI IGLESIA [1]

(Escrito el 16 de Agosto de 1875, en la Cd. de México)

1. Yo, Roque Rojas, hijo elegido del Altísimo y heredero de su gloria eterna, he venido del santo y glorificado séptimo cielo o seno de Abraham,

2. para fundar en esta bendita nación mexicana la santa y verdadera iglesia del tercer tiempo y sexto sello del reino de Dios sobre la tierra,

3. cuya iglesia le toca en todos los tiempos dar el verdadero sentido a las Sagradas Escrituras.

4. Cuya Iglesia, por todos los tiempos será llama Iglesia de Elías, también por otros nombres se le nombrará y titulará que son: La Mujer Hermosa  Vestida del Sol Esplendoroso, adornada con el Manto Real Escarlata de Elías, que tiene a sus pies la Luna, y que orlan su cabeza la diadema de doce estrellas; el Nuevo Pueblo de Israel Espiritual de la Tercer Era, Los Nuevos Israelitas Regenerados del Sexto Sello del Reino de Dios sobre la Tierra, la Nueva Sión de la Perla Mexicana.

5. Yo, Roque Rojas que soy el mismo Elías Tisbita, que vine por mandato de Dios a restaurar y regenerar al mundo, como a pagar mi tributo que debo a la muerte, he venido a formar nuevamente las doce tribus del Israel Espiritual,

6. formado por ciento cuarenta y cuatro mil marcados con la sangre del cordero sacrificado ante el arca [2] santa, en la nueva pascua  de la era de Elías durante el equinoccio vernal. [3]

7. Poniendo sobre todas las frentes el sello del Dios Vivo y el triángulo trinitario mariano para poner en las doce tribus el sello indeleble del león vencedor y dominador de la llave de la sabiduría.

8. Yo, Roque Rojas te abro el misterio de las mamparas divinas y te digo: este es El Misterio de mi Iglesia,

9. soy el complemento de la santísima trinidad, la tercera persona, el representante del Espíritu Santo en el mundo,

10. y he venido para enseñarte la verdadera doctrina de la tercera era que ya no es doctrina de Moisés, ni de la de Jesús; sino mi propia doctrina, genuina y netamente original para que tú conozcas la verdadera Ley de Dios, en su reinado del sexto sello.

11. Mi ley universal que es la Ley divina de Dios es: Los Veintidós Preceptos de Elías, el verdadero hijo del Sol y mesías mexicano de la tercera era, llamado el hijo del hombre.

12. Yo, Roque Rojas te dejo el misterio teologal de mi iglesia revelado, escúchalo, analízalo y entiéndelo; mi iglesia no es mosaica, ni cristiana; sino eliasista.

13. A cuya iglesia le ha sido revelado el Último Testamento de los últimos tiempos que cierran con broche de oro las Sagradas Escrituras.

14. Yo, Roque Rojas el verdadero mesías mexicano vengo a ti, para fundar siete iglesias que ostenten como sus escudos, siete sellos, con rango cada una de ellas de un grado jerárquico,

15. llevando su investidura como iglesias reveladoras del Espíritu Santo, teniendo su mensaje cada una de ellas, en el divino Misterio de la Iglesia.

16. Las siete iglesias son: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea, [4] cuyas iglesias abren sus mamparas a los grados jerárquicos divinos que ostentan: principesca, rabínica, suma sacerdotal, levítica, profética, guiadora y patriarcal,

17. y encierran estas siete iglesias, doce tribus, que son: Simeón, Leví, Manases, Neftalí, Gad, Aser, Zabulón, Isacar, Benjamin, José, Rubén y Judá; [5]

18. llevan su gran cetro de poder cada una de ellas, teniendo su ángel o jefe en el orden siguiente; príncipe de la iglesia, rabino, sumo sacerdote, leví, profeta, guía y patriarcal;

19. mas todas estas siete iglesias son amparadas por el león de Judá, de la casta y linaje de David que abre con llave de sabiduría a la perla mexicana cuyos símbolos sagrados son: un lago de agua, en el centro un nopal y sobre el nopal una águila devorando una serpiente,

20. y en esta santa tierra de raza de bronce, yo, Roque Rojas te dejo un representante genuino, como: el gran hijo del Sol, al muy respetable y venerable señor don Joaquín Abadiano Mendiola.

21. Yo, Roque Rojas  hijo de Dios declaro abiertamente ser hijo legítimo de matrimonio, del señor don Manuel Rojas Cifuentes, descendiente directo de los condes de Machuca y de la señora doña Dolores Isabel Esparza, descendiente directo del sacerdote otomí del templo del Sol, Xocal.

22. Nací en la muy noble y muy leal Ciudad de México, en día domingo, a las 12 del día 16 de agosto del año de gracia del Señor de 1812,

23. a más aclaro que mis señores padres, se casaron el 15 de septiembre de 1810 en el templo de san Felipe de Jesús de la ciudad de México y los casó el cura párroco don Miguel Torrijos López.

24. Mi señor padre, fue originario de la ciudad de México, y mi señora madre de un pueblo denominado o llamado san Francisco Magú, pueblo de naturales otomíes.

25. Yo, Roque Rojas fui bautizado en la propia ciudad de México, en el templo de la Soledad de Santa Cruz de Acatlán, habiéndome puesto el agua bautismal el cura don Filogonio Quezada.

26. Habiendo sido mis padrinos de bautizo, el señor don Juan Montiel y su esposa la señora doña Carmen Ortíz de López Montiel, dueños de la hacienda “El Rosario”, adelante de la población de Atzcapotzalco,

27. y declaro que cuando yo tenía entre once y doce años, murió mi señora madre de pleuresía, más después mi señor padre y mi señor padrino, me metieron al seminario de la ciudad de México, donde estudié órdenes sacerdotales tres años, habiendo sido mi rector el venerable fray Antonio de Vázquez.

28. Dios me iluminó y aprendí 22 oficios, más después me casé en el pueblo de Zumpango de la Laguna, con la hija del doctor don Miguel Arias y doña María Malanco de Arias, la señorita doña Guadalupe Arias Malanco que fue mi esposa,

29. de este matrimonio sólo procreamos dos hijos, un varón y una mujer, siendo que el varón murió de cuatro meses de nacido, mis hijos se llamaron: don Delfino Rojas Arias y doña Carolina Rojas.

30. Años después por conducto de don Adrián Guerra y doña María Guerra, tuve el puesto de juez del registro civil del pueblo de Iztapalapa, en cuyo lugar comenzó a revelárseme El Misterio de mi Iglesia,

31. y el Todopoderoso Dios de Israel, me habló y reveló que yo era el Elías prometido del tercer tiempo, en la muy santa y memorable noche de san Juan, del 23 al 24 de junio de 1861,

32. y de ahí, fecha grandiosa y sublime hasta el día domingo de resurrección de 1869, [6] en la muy noble ciudad de México, terminé de recibir del Dios Todopoderoso, El Misterio de mi Iglesia, la cual con este titulo lo revelo a las generaciones venideras,

33. pues he recibido el Último Testamento de la tercera era, que marcará dos mil años, cuya tercera era será conocida como la era de Elías, enmarcada y dicha por el largo tiempo de dos mil años, que es todo lo que durará mi mesianidad en la tierra de los hombres.

34. Esta era, es señalada por el espacio siguiente: del domingo de resurrección de 1869, al domingo de resurrección de 3869.

35. Esta es toda la tercera era del Elías, imperecedera sobre la tierra que marca y señala con caracteres indelebles, todo el sexto sello del Reino de Dios, en toda la tierra.

36. Roque Rojas te dice: ¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad!, porque con la voluntad divina del Dios de las alturas, he formado el sello supremo del Dios Vivo, y su sagrada arca del gran hijo del Sol, cuyos adminículos divinos los he dejado en heredad al señor don Joaquín Abadiano Mendiola;

37. he formado por orden de Dios, siete iglesias ostentando siete sellos, y al nacer el Sol de justicia los he entregado en el primer día del nacimiento de la era mexicana de Elías;

38. el sello primero y el tercero a los señores ingenieros mineros los hermanos don Andrés y don Tomás Tello, nativos de la ciudad de Pachuca.

39. El sello segundo, a mi querida prima la señora doña María Refugio González viuda de Lópezcano, nativa de Zumpango de la Laguna, viuda del señor don Gustavo Lópezcano, que fue nativo de la ciudad de México.

40. El sello quinto, al señor bachiller don José María Vergara Lope, nativo de la ciudad de Pachuca; aclaro que el sello cuarto y el sexto, los entregué.

41. El cuarto al señor don Antonio B. Mendoza, que ignoro de donde era originario; y a su señora suegra, doña Guadalupe Suárez viuda de Oviedo el sello sexto, que era originaria también de la ciudad de Pachuca;

42. y el sello séptimo, al cuñado de los ingenieros mineros Tello, el señor don Tirso Pagola, originario del Chico, Estado de Hidalgo.

43. También mi Dios y Señor me ordenó consagrar doce sacerdotes y doce sacerdotisas; poniendo dentro de las doce sacerdotisas siete señoritas y esto se llamaría al transcurso de los tiempos con el nombre siguiente: El edén o jardín  virginal  de María santísima.

44. Y yo, Roque Rojas, ordeno que ninguna mujer  sin ser virgen puede formar parte de este edén o jardín.

45. Las primeras siete flores del edén virginal  fueron: primera iglesia, mi propia hija Carolina Rojas Arias;

46. segunda iglesia, la hija adoptiva de mi prima Cuquita doña María de Jesús Mena Buendía;

47. cuarta iglesia, una hija de la señora Suárez viuda de Oviedo, María de Jesús Oviedo Suárez;

48. tercera iglesia, la hija del señor don Segismundo Robalo, doña Guadalupe Robalo Santillán;

49. quinta iglesia, la hija del señor bachiller don José Vergara Lope, María de Jesús Vergara Lope;

50. para la sexta iglesia, otra de las hijas de la señora Suárez viuda de Oviedo, Damiana Oviedo  Suárez;

51. y para la séptima iglesia, la hija del señor don Juan Arriaga Burgos, doña Dolores Arriaga Lópezcano; aclaro éstas fueron las siete vírgenes que formaron el edén o jardín de María.

52. El Dios Todopoderoso Señor de Israel me ordenó a mí, su hijo bienamado Roque Rojas, diera a la señorita Damiana Oviedo , el juicio de la abundancia y las estrellas del arca de la alianza, que simboliza el sexto sello de Dios sobre la tierra,

53. y de igual manera el Supremo Dios Todopoderoso ordena entregue yo a la señorita Dolores Arriaga Lópezcano, el arca de la dolorosa, que en todo tiempo esta arca sagrada, eleva a las siete iglesias mexicanas patriarcales Elías, al rango y categoría de marianas.

54. Por lo tanto yo, el hijo bienamado de Dios Roque Rojas, la roca fuerte de Israel, el Elías o la promesa divina de Dios a su nueva tierra santa, la bienaventurada y glorificada perla mexicana, dejo el sublime y santo Misterio de mi Iglesia,

55. que es y será eternalmente la iglesia novia que como sello de indeleble carácter lleva el descubierto de cabeza, para todos los iluminados con el fuego del Espíritu Santo.

56. Vive alerta, pueblo del Señor y no te dejes envolver en el manto de la iglesia viuda, que es el tapado de las plañideras mujeres con las cabezas tapadas,

57. vive una vez más alerta y no te manches con las cosas inmundas que dañen tu cuerpo y lacren tu alma como son: las bebidas embriagantes y la inmunda carne de cerdo.

58. Y tú Iglesia de Dios, escucha el mensaje del tercer tiempo, que viene marcándotelo el verdadero hijo del Sol que resplandece esplendoroso.

59. Yo Roque Rojas, el salvador  del suelo mexicano, para que tu alma sea iluminada con las gracias, que son veintidós y los dones, que son quince; y recibas en tu corazón los cinco divinos privilegios de María,

60. pongo en tus manos banderas y estandartes de mi causa, y coloco en lo alto de tu iglesia el cuadro de la mujer hermosa vestida del Sol, y amparo tu misma iglesia con el guardián de las siete iglesias.

61. Y como armas de defensa pongo en tus manos el cuadro de las armas espirituales de la iglesia y te hago marianas a tus iglesias orlándolas con el cuadro de los privilegios de María;

62. ilumino a tus iglesias con el sagrado cirio eucarístico mexicano Elías, que apagado representa el cristianismo terminado y prendido la luz de mi mensaje Elías;

63. y vuelvo a iluminar El Misterio de mi Iglesia con el candelabro de las veintidós luces de Elías, y con los candelabros trinitario mariano y de las siete iglesias, y te pongo el velo del sanctórum, para purificarte de tus pecados,

64. mas también escucha que cuando sacrifiques el cordero [7] procura que la luna esté en llena y que el cordero sea blanco, macho y de tres meses,

65. porque estos legajos que hoy escribo por voluntad divina de Dios, se llamarán ahora y siempre y por todos los tiempos: El Misterio de mi Iglesia.

66. Sólo tres escritos de estos dejo: el primero al señor don Joaquín Abadiano Mendiola; el segundo, al señor don Porfirio Lópezcano Santillán; y el tercero y último a la señorita Damiana Oviedo  Suárez.

ASÍ SEA.

            Yo, Dios firmo por mi hijo elegido, Roque Rojas, Roca Fuerte de Israel.

 

Fin del Texto del

Último Testamento

(Texto corregido y comentado)


 



NOTAS


[1] Aunque es evidente que esta sección no forma parte del Último Testamento, se ha decidido consevar por que en ella se habla brevemente de la estructura material de la iglesia, de su simbolismo, de eventos históricos para la iglesia que ocurrieron en aquellos días; así como de aspectos biográficos, no presentes en el resto del Último Testamento.

[2] Ver nota en AE 4:3 (página 231).

[3] Ver anexo titulado Cronología Eliasista, página 282.

[4] Ap 1:11, 2:1-3:22

[5] Ap 7:4-8

[6] Que corresponde al domingo 28 de marzo.

[7] Ver nota en  AE 3:4 (página  231).

Inicio de página

 

 

e-mail

© Asociación para Estudios de Filosofía Espiritualista A.C.

México 2000