Pero a quienes lo recibieron y creyeron en él, les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios. Jn 1:12

Eventos próximos

No events

Suscríbase al boletín

Acceso

 

El Libro Sagrado de las Profecías de Roque Rojas

 

(Consta de ciento cuarenta y cuatro versículos)

 



 

Por orden de Dios, escribió este Libro Sagrado de las Profecías, el señor Don Roque Rojas, en el año de 1869, en la Ciudad de México, Calle de la Puerta Falsa de Santo Domingo, No. 10 (hoy República de Perú), en el mes de Diciembre, de los días 7 al 22.

 



 

1.— DIOS es ayer, hoy, mañana y siempre, porque Él, es siempre eterno y nunca dejará de ser, porque Él es: EL CREADOR.

 

2.— Yo Roque Rojas, profetizo a todas las generaciones venideras de la Tierra, que los universos han sido hechos por creación; mas nunca por emanación.

 

3.— El nombre sagrado y único del Dios Eterno, en la tercera era y Sexto Sello de su reino es, para los dos mil años, únicamente como: EL ALTÍSIMO.

 

4.— EL ALTÍSIMO es el nombre sagrado del Dios Todopoderoso, al que los judíos llamaron YAVHÉ, y que se conoce vulgarmente como: JEHOVA.1

 

5.— No hay más Dios que es EL ALTÍSIMO, el cual es poderoso, sabio y justo, y mandará grandes bienes y grandes males sobre la Tierra.

 

6.— Yo Roque Rojas, profetizo que aparecerán en los cielos signos, que traerán calamidades, pestes y dolores entre los hijos de la Tierra.

 

7.— Profetizo que los hombres en siglos venideros, conocerán de grandes cosas desconocidas para ellos.

 

8.— Profetizo que los hombres volarán como las aves y vomitarán fuego en los aires.

 

9.— Profetizo, que en los tiempos por venir, animales estériles, como la mula, parirán; y animales fecundos como el conejo se volverán estériles.

 

10.— Profetizo quea pueblos grandes y poderosos los expulsarán de su país otros y serán envilecidos y humillados.

 

11.— Profetizo que los ejércitos de la Tierra serán compuestos de genios, que se reunirán
como los pájaros todos alineados en el tiempo decretado como el Valle de las Hormigas.

 

12.— Profetizo que el que ha creado los cielos y la tierra, hará caer una lluvia de piedras, que vendrá en compañía de misteriosos aerolitos.

 

13.— Profetizo que habrá tiempos en la Tierra, que brotarán religiones como brotan los hombres y las hierbas en las praderas, muchas de ellas no se conocerán.

 

14.— Profetizo que las glorias celestiales de los siete cielos sólo serán espirituales.

 

15.— Profetizo que los hombres descubrirán los fuegos de cielo y de ellos tomarán vida o muerte y la cortina de la existencia de Dios no tronará todavía ni la victoria os llegará en medio de la balanza del fuego ardiente del sol.

 

16.— Profetizo que la Tierra se convulsionará con un temblor desconocido y brotará de ello el fuego ardiente y las montañas volarán como mechones o del peso de un átomo.

 

17.— Profetizo que Gehena será la morada de muchos de los hombres y la voz de lo desconocido dirá en son de trompeta: “que detestable mansión”.

 

18.— Yo Roque Rojas, hijo de Dios Omnipotente cuyo nombre sagrado es EL ALTÍSIMO, profetizo que habrá mujeres nuevamente gobernando la silla de los papas romanos como fue la Papisa Juan II.

 

19.— Profetizo que del protestantismo de Martín Lutero brotarán tantas sectas que ni ellas mismas se conocerán por sus nombres entre sí por ser tanto el número de ellas.

 

20.— Profetizo que habrá doctrinas en que los hombres pobres maten a los hombres ricos y que los mismos hombres nieguen toda propiedad de la tierra poblada.

 

21.— Profetizo que llegarán los tiempos en que los hombres formen extrañas doctrinas que maldigan el dinero, el comercio, y aun desconozcan el gobierno de la Tierra.

 

22.— Profetizo que los hombres llegarán a tener una marca impresa en la nariz que ser sello de tiempos duros.

 

23.— Llegará tiempo entre los hombres que todo nacimiento será impuro y se conocerá como la quema de la carne del hombre.

 

24.— Profetizo que en la vida futura, muchas almas que han pasado en las somnolencias han sido cubiertas con un manto y después han despertado para ser conducidas al SAKAR.

 

25.— Profetizo en que llegarán los tiempos en que vendrán los aires y los huracanes sobre la tierra poblada y harán caer fuegos y azufres.

 

26.— Profetizo que llegarán los tiempos en que los hombres se negarán en pronunciar el
nombre sagrado de Dios, que es el ALTÍSIMO, y sus labios mentirán en el jardín de los misterios.

 

27.— Yo Roque Rojas, profetizo que de las siete iglesias que he venido a plantar sobre la Tierra por orden del Altísimo, la Sexta Iglesia se volverá ramera y estará en concubinato con doctrinas pitónicas.

 

28.— Yo Roque Rojas, el hijo bienamado del Dios Todopoderoso, que se llama EL ALTÍSIMO, profetizo que será negado y desconocido por muchos infieles y blasfemos como el único y verdadero Mesías que marca con signos indelebles la tercera era de dos mil años, de los siglos venideros.

 

29.— Profetizo que a los hijos de Israel, de verdadera sabiduría les fue dado en el Antiguo Testamento el verdadero libro de Dios, que sólo fue revelado a Moisés de Leví y únicamente es el pentateuco, que está formado por cinco rollos que son: el génesis, el éxodo, el levítico, los números y el deuteronomio.

 

30.— Profetizo para las generaciones venideras que la revelación del libro sagrado a los judíos proviniendo de Dios Altísimo, es sólo el pentateuco, dado al Mesías y Salvador judío, Moisés de Leví y hago saber que en el Antiguo Testamento los libros desde Josué hasta los Macabeos, es sólo historia de los judíos.

 

31.— Profetizo y hago saber a las generaciones venideras que en el Nuevo Testamento la revelación del Libro Sagrado, a los cristianos que provino del Altísimo es sólo el sinóptico, y éste sólo está formado por cuatro evangelios que son Mateo, Marcos, Lucas y Juan; pues desde las Actas o Hechos de los Apóstoles hasta la Epístola de Judas el apóstol; no es más que la historia de los principios de los pueblos cristianos.

 

32.— Profetizo y hago saber a toda generación de todo tiempo venidero que el libro sagrado de la Revelación o Apocalipsis de Juan de Teólogo, es el santo libro precursor de la tercera era, cuyo libro santo y eterno es el Último Testamento.

 

33.— Profetizo que ninguna alma que lleva su propia carga y pecado, no llevará nunca la carga y pecados de otra.

 

34.— Profetizo que en tiempos venideros habrá doctrinas salidas de la Fuente de Sakar2 que dirán que de una gota de esperma nacerá la humanidad sin sexo.

 

35.— Profetizo que todo hombre no tendrá más que lo que él haya ganado.

 

36.— Yo Roque Rojas, Profetizo que los hombres gritarán siete veces la paz y siete veces harán la guerra.

 

37.— Profetizo que habrá un libro escrito que será un rollo plegado y caerá del aire y vendrán y sustentará y hablará de grandes soportes.

 

38.— Profetizo que mucha tierra será poblada y los hombres tratarán de salir hacia otros universos.

 

39.— Profetizo que cantará una sirena y en el cielo brillará una luciérnaga y volará por los aires como plumas de Ahuca, el ministerio de los Arcanos.

 

40.— Profetizo que los hombres hablarán de Macro y Micro y se escupirán unos a otros y tratarán de la araña y de la sabiduría y gritarán en los aires y encontrarán como día que suena en trompeta y hablarán y sentirán los corazones sobrecogidos y espanto diciendo de los ángeles y potestades sí arrancan las almas.

 

41.— Profetizo que todo hombre o mujer que desee tener vida futura , necesita hacer grandes esfuerzos para obtenerlas y estos esfuerzos consisten en ser creyentes y obedientes a los mandatos y órdenes de los que son agradables y bendecidos por Dios.

 

42.— Profetizo que en los tiempos después de pasada la gran batalla del Armagedón, estarán en el gran veredicto en el día solemne del juicio de la resurrección de las almas, todos prosternados3, porque ese día se encenderá el fuego sacro que jamás se extinguirá.

 

43.— Profetizo y hago saber que el hombre ha sido hecho y formado de la tierra, del agua, del aire y se ha mezclado de dos sexos, varón y mujer, de sus dos espermas; pero en la resurrección sólo vivirá el soplo, aire o alma, el cual sólo tendrá un solo esperma.

 

44.— En el día del juicio profetizo, que las almas justas y las injustas estarán en los decretos santos, en un día terrible y calamitoso; los malos llevarán en sus almas el calor de muerte y el frío glacial de los espectros y las almas buenas se cubrirán como de trajes de un satín de oro y beberán una bebida que será de vida eterna.

 

45.— Profetizo que muchas matrices serán cansadas y muchas matronas serán quitadas; pues el futuro de procreación será como dos jardines en el misterio del Jacinto y del Coral, en las promesas de especies de frutos, conforme los tiempos de la canícula.

 

46.— Llegarán los tiempos en que la sal se volverá amarga, y el azúcar agria.

 

47.— Profetizo que aun los ciegos, los mancos, los cojos, los inválidos, los patizambos y aun los jubilosos, irán y estarán en la gran guerra del Dios Altísimo y en ello unos estarán de apóstoles y a otros se les imputarán los crímenes; pero vendrán por debajo de ellos corrientes de agua que correrán como espaldas de mandamientos.

 

48.— Llegarán los tiempos que la profecía marca, en que los árboles serán carnívoros y devorarán del agua, los peces, langostas y demás bichos.

 

49.— Profetizo que las estrellas que son mundo de universos, dejarán de brillar; se desintegrarán, volarán y pagarán entre sí unas y otras y estará el escrito de ellas guardado con cuidado.

 

50.— Juro en el misterio del Altísimo, que arderá el fuego sacro y que el cielo de los universos hará doce signos misteriosos del zodiaco y cambiarán sus misterios y sus formas por medio de una estrella nocturna y entonces la venganza del Altísimo será terrible.

 

51.— Profetizo que siete días el Señor que son siete domingos, rayarán siete soles y morirán siete albas, y por una noche como un año de cadena habrá medida de codo con codo, del látigo con látigo, de paraíso con paraíso y de límite con límite, y entonces, yo Roque Rojas, juraré en el seno de Abraham, por el sol y la luna y la claridad de las estrellas.

 

52.— Profetizo que el cielo y la tierra, el agua y el aire, montarán la guardia como el velo del santorum4 y en la piedra misteriosa de los colores del iris brotarán los países que canten los celestes himnos y hablen de la estrella de la mañana.

 

53.— Profetizo que el minuto será la hora, la hora será el día, el día será el año y el año se convertirá en siglo y el siglo serán los siglos y descansarán sobre veinte y cuatro columnas que vibrarán en una bóveda donde estará el fuego encendido que es el fuego del Altísimo, y aquí hay verdad y sapiencia en el misterio de los cielos.

 

54.— Profetizo que todo el que no ha creído ni cree en Dios, y le llame por su verdadero
nombre sagrado (EL ALTÍSIMO): no tendrá vida eterna en ninguno de los siete cielos, sino
que será cortado como vena del corazón y arrojado al fuego del Gehena.

 

55.— Profetizo que el Último Testamento, es la más grande revelación del Amo y Señor de los Universos, sin Él, no hay vida eterna; sin El, no hay amor Divino; sin Él no hay alimento espiritual, puesto que este Libro Santo, conmemora y celebra el verdadero nombre Sagrado y Santo de Dios Único de todos los tiempos cuyo nombre sacratísimo es: EL ALTÍSIMO.

 

56.— Profetizo a todas las edades venideras que, yo Roque Rojas, soy el Mesías de salvación y mi nombre es alabado, santamente glorificado, divinamente ensalzado, y soy el enviado del Dios Altísimo, porque bajo la tercera era, no hay otro nombre en que se pueda ser salvo, no en esta vida no en la eterna, mas que en ROQUE ROJAS, Roca Fuente de Israel, hijo primogénito del Altísimo, y heredero de su gloria eterna.

 

57.— Yo profetizo ser Elías y en mí está el poder de ser mi nombre memorable sobre toda la tierra, entre los enviados yo he dado la última Ley a los hombres que como siete gradas, conducen al solio Altísimo.

 

58.— Profetizo que los hombres se sentarán en grandes concilios de naciones, para el arreglo de los problemas de la tierra; pero serán pasajeros como las hojas que son repelidas por el viento.

 

59.— Profetizo que creyentes e increyentes, buscarán la felicidad en la tierra, mas la felicidad absoluta, la tierra no la dará, pues es lugar que pesa sobre ella como estigma de anatema, el pecado de la carne.

 

60.— Profetizo que los hombres montados en sus lomos a horcajadas de sus concupiscencias, trepidarán como navíos en los mares, bajo el ángel exterminador.

 

61.— Habrá días de resurrección a las almas, cuando haya pasado el período de la batalla armagedónica y el período del milenio, entonces, las almas perdidas, tendrán el sello del color negro, entre ayes descenderán estrepitosamente en el Gehena contumáz.

 

62.— Profetizo que toda alma tendrá su pago, según sus obras y méritos, en alabanza o desgracias por siempre quedará.

 

63.— El Altísimo Dios, decretará su voluntad y salvará a los que le han temido y honrado y los conducirá a lugares seguros de eterna bienaventuranza y nunca llorarán ni serán afligidos.

 

64.— Los impíos, blasfemos, relapsos, herejes y hechiceros, vendrá sobre de ellos la tromba y formados y empujados los arrastrará en ejércitos, hacia el Gehena del fuego y azufre.

 

65.— Profetizo con grande profecía que en tiempos venideros, los hombres se enfrascarán diciendo contumaces y con voces de autoridad que Jesús de Nazaret y el Mesías del Segundo tiempo, hijo de la Virgen María, es el mismo Dios el Altísimo, los tales serán considera-
dos infieles y blasfemos, y en el gran juicio de los hombres serán marcados con el estigma de
malvados.

 

66.— Moisés y Jesús alaban eternamente a Dios, cuyo nombre sagrado es EL ALTÍSIMO, y fueron enviados a la Tierra de maldición y de pecados; para que con el Pentateuco y el Sinóptico salvarán a las almas, conduciéndolas a la vida espiritual, mas nunca terrenal.

 

67.— Profetizo que en los tiempos venideros, en la Tierra habrá hombres con doctrinas de demonios, diciendo que la Tierra será eterna y el hombre de carne y de pecado, nunca morirá en ella y éstos en el juicio serán reprobados, apartados, segregados y condenados.

 

68.— La gloria eterna de los cielos, pertenece al Dios Altísimo, más nunca a los hombres de la Tierra.

 

69.— Profetizo que en el año dos mil aparecerá el siglo evidente del principio del reino de Elías.

 

70.— Profetizo que los mares confundirán sus aguas.

 

71.— Pronostico con perfecto don de profecía, que la trompeta sonará siete veces en el tiempo del juicio universal y las almas de los muertos que han estado durmiendo en el infierno del polvo de la tierra, volverán a ser despertadas y mirarán con los ojos del alma y mirarán a todas partes y reconocerán que es el tiempo de la decisión y es el tiempo del juicio a las almas memorialescas de las tumbas.

 

72.— Profetizo que la vida de este mundo no es eterna, sino que tendrá que llegar al período del sueño, donde las almas juntas con los cuerpos, bajarán a los sepulcros en donde, hasta consumado el juicio serán levantadas, sólo las almas, porque el cuerpo tornará para siempre al polvo o tierra de donde vino; para el cuerpo incorrupto, jamás existirá la resurrección; mas el alma aunque fuese sepultada corrupta, llegar a resucitar incorrupta, para gloria y honra de Dios EL ALTÍSIMO.

 

73.— Todos los que creen, aman y adoran a Dios el Altísimo, y han reverenciado y obedecido, las leyes de sus enviados y mesías, éstos son hombres de verdad o verídico; éstos serán los verdaderos testigos, cuyo verdadero nombre es, EL ALTÍSIMO.

 

74.— Sentencia: todos aquellos que en todo tiempo y lugar coloquen o pongan otros dioses al lado del Dios único y eterno cuyo verdadero nombre sagrado es EL ALTÍSIMO, sean precipitados en la sentencia del tormento horrible de la desesperación.

 

75.— Profetizo que la revelación del Último Testamento viene únicamente del Dios Altísimo, y en El están todos los decretos, todos los vaticinios, todas las profecías que se realizarán en la tercera era marcada y señalada de días, por el término de dos mil años, de 1869 a 3869; después vendrá la batalla de Dios al Altísimo, llamada Armagedón, la cual principiará en 3869, marcándose por el espacio de
milenio o mil años, después de este milenio que es el Armagedón vendrá el juicio final de la
Tierra.

 

76.— Profetizo que en el término del milenio armagedónico o batalla de mil años de
Dios, sucederá el tiempo del encadenamiento de Satanás por espacio de un tiempo y la cuarta parte de un tiempo.

 

77.— Profetizo que entre un tiempo y la cuarta parte de un tiempo, en que Satanás o la Serpiente Antigua un tiempo será encadenado y la cuarta parte del tiempo será suelto; entonces sucederá la aurora del ocaso, precursora del cataclismo de la Tierra.

 

78.— Profetizo que la aurora del ocaso será el rayar del fin.

 

79.— Profetizo que en los últimos fines de la aurora del ocaso, vendrá el día envolvente o la noche de antes de la sentencia.

 

80.— Profetizo que la mañana de los tiempos de Elías, principió el día Domingo de Resurrección de 1869, en el siglo de las luces o XIX.

 

81.— Profetizo que de la Verdadera Iglesia de la Tercera Era, se desprenderán varias pero no tantas como se desprenderán de la Iglesia de Cristo.

 

82.— Profetizo que del año dos mil en adelante principiará el nombre santo de Elías a hacerse memorable en las mentes y juicios de los hombres.

 

83.— Profetizo que después del año 2300, comenzará a declinar todo el sistema de iglesias y doctrinas que se conocen como cristianas, en todo el occidente, para ir dando paso a la doctrina de Elías.

 

84.— Profetizo que después del año 2500, el cristianismo se extenderá en el Asia y en los pueblos Mahometanos y Budistas.

 

85.— Profetizo que por los años de 3000, partes de algunos continentes, serán cubiertos por los mares, y algunas partes de mares se secarán convirtiéndose en tierra habitada por los
hombres.

 

86.— Profetizo que el Monte Sinaí, donde Moisés recibió los Diez Mandamientos de la
Ley de Dios, después del año 3000 se convertirá en erupción de ceniza y fuente volcánica.

 

87.— Pronostico que México, antigua Tenoxtitlán5, por los años de 2500 llegará a ser la Nueva Jerusalem6 de hecho y de derecho.

 

88.— Profetizo que por los años 3000 en adelante, llegarán a dominar grandes extensiones de pueblos, razas, amarilla y negra.

 

89.— Profetizo que hacia los años 2000 en lo adelante, será conocida entre los Elías una época cerca de un ciento con el nombre de martirologio, pues habrá mártires Elías, como hubo mártires cristianos.

 

90.— Profetizo una época que será llamada de aranas o sea de confederados y harán grandes estragos en grandes porciones de la Tierra, en ese tiempo no habrá paz ni sosiego hasta un principio marcado o conocido como la época de las deliberaciones.

 

91.— Épocas llegarán en que los hombres elevarán el depósito de la fe, sólo en las montañas.

 

92.— Sentencias. Dios el Altísimo ha maldecido a todos los infieles y les ha amenazado duramente con el fuego espiritual eterno.

 

93.— Profetizo en tiempos marcados por el zodiaco para ciertas especies de hombres que se hallen en los tiempos predichos, serán cogidos y muertos en una terrible carnicería.

 

94.— Profetizo que llegarán los tiempos en que los hombres quieran competir con el rayo y trueno.

 

95.— Profetizo que llegarán los tiempos en que los vientos soplarán un mes por la mañana y otro mes por la tarde.

 

96.— Profetizo los tiempos de los llamados días inevitables y el granizo será como talego de la mente del hombre, llegará el congelo.

 

97.— Profetizo que habrá un tiempo, que muy cerca de la tierra haga un viaje nocturno una estrella misteriosa, la cual con su influencia dejará en la Tierra, pestes, hambres y muertes.

 

98.— En este Libro Sagrado de Profecías,yo Roque Rojas, digo: en el nombre de Dios Altísimo, serán cumplidas y hechas, porque son proféticas.

 

99.— Profetizo que todo el que desee la vida futura, tendrá que esforzarse en cumplir la verdadera ley de los veintidós preceptos, para que sea salvo en esta vida y en la eterna.

 

100.— Profetizo que el Último Testamento es el Libro Eterno de Dios Altísimo.

 

101.— El día en que Dios el Altísimo, llame a vuestras almas de sus tumbas, ese día tendréis que responderle.

 

102.— El Espíritu que es Dios y de Dios, ha sido dado, pero sólo a un pequeño número de vosotros que están en posesión de la ciencia del espíritu.

 

103.— Nosotros somos hijos de Adán, porque tenemos carne; pero para ser hijos de Dios necesitamos adquirir su espíritu.

 

104.— Profetizo que todas las promesas del Dios Altísimo serán cumplidas.

 

105.—Yo, Dios el Altísimo, he enviado mi Último Testamento a mi hijo bien amado Roque Rojas, en la lengua castellana fin de que lo comprendáis todos los pueblos Hispánicos de América.

 

106.— Te he mandado el Último Testamento para que adores a Dios en espíritu y en verdad como Espíritu Universal, que es, no en ídolo de piedra como le adoraron los antiguos aztecas, con el nombre de Huitzilopoxtli7, ni tampoco para que lo adores, en escultura y figura como te lo trajeron los españoles representándole como hombre barbón y anciano, porque todo esto es idolatría, la primera de piedra y la segunda de madera.

 

107.— Lleva en cuenta que nunca debes de adorar a ningún hombre como a Dios, como el católico romano, el cismático, el protestante o evangélico que adora a Jesús de Nazaret, por sobrenombre “El Cristo”, porque esto es tremenda blasfemia que se hacen acreedores a los signos de sentencia y muerte.

 

108.— El catolicismo romano, ha inventado contra la Virgen María, una mentira atroz y blasfema al decir los muy contumaces que es madre y esposa de Dios, pues el Dios infinito que es el creador de todo, no tiene principio, por lo tanto no tiene madre, menos aun esposa, porque Dios no ha cohabitado ni nunca cohabitará y si El engendra es sólo soplo Divino, puesto que El ha formado el esperma de las almas; pero la carne, no es del soplo Divino, ésta la formó Dios del polvo de la tierra y se reprodujo por medio de la carne y del pecado.

 

109.— María es virgen físicamente y pura en cuanto al alma, no fue engendrada por esperma de varón, sino como el huevo de gallina que sin tener ésta gallo pone de la tierra, y el poder del Altísimo hizo que Ana de Elí, la viuda de Joaquín de Helden, después de años de viuda, en su vientre naciera María como la gallina pone huevos sin gallo.

 

110.— El Mesías Jesús, hijo de María, es el enviado de Dios y el hombre que habló verbo o palabra de Dios.

 

111.— El Hijo de María, el segundo Mesías, Jesús de Nazaret, es una alma que proviene de Dios, cuyo cuerpo se formó en el vientre de Virgen María, sin esperma de hombre o varón se hizo creatura8 como el huevo de la gallina que pone de tierra y no necesita esperma de gallo.

 

112.— El huevo de la gallina que lo pone de la tierra, sin necesidad del esperma del gallo, vuelve a la tierra de donde es su origen; así al morir Jesús, la carne volvió a la tierra y se convirtió en polvo y lo que resucitó a los tres días del sepulcro fue el alma del propio Jesús, al cual vieron ascender María Magdalena y los discípulos de El, porque como hay cuerpo físico, hay almas que se convierten en cuerpos celestiales.

 

113.— Delante de Dios el Altísimo, no hay patrones, ni protectores, ni ángeles de la guarda, sólo El ha querido mandar su trinidad Mesiánica en tres tiempos del mundo; para que los hombres se lleguen a salvar por las leyes dadas por sus tres enviados, que son los únicos nombre de hombres que han sido ensalzados y glorificados y la trinidad Mesiánica mandada por el Altísimo, sólo ha sido Moisés de Leví, Jesús de Nazaret y Roque Rojas, y fuera de ellos no hay ni habrá nunca uno solo más en los tres tiempos de la humanidad.

 

114.— Estudia y analiza, que en el día del Juicio Universal, día memorable de la resurrección de las almas, él (Jesús de Nazaret) dará testimonio a Dios contra todos ellos los católicos romanos, los cristianos y los protestantes o evangélicos, que han torcido para perdición de ellos mismos, las Sagradas Escrituras, diciendo los muy impíos y blasfemos, que Él ha sido el mismo Dios Altísimo, y pedirá Jesús contra todos ellos a Dios, el castigo de los impíos y blasfemos.

 

115.— Noé formó el arca de la alianza de Dios con el hombre; para que ya no volviera otro diluvio, Moisés formó el arca, el pacto donde se guardó la primer ley que Dios dio al mundo, y yo Roque Rojas hago el Arca donde se guardan con todo esmero y cuidado los veinte y dos preceptos que es: la ley de la tercera Era dada a los hombres.

 

116.— Todo lo que hay formado en los siete cielos, en los universos y en la tierra cantan y ensalzan las eternas alabanzas y glorias del Altísimo que es el Dios uno y eterno.

 

117.— El Altísimo Dios, Conducirá a los que creen, a la salvación eterna y a todos los infieles e incrédulos, los conducirá a la morada cierna del exterminador fuego espiritual.

 

118.— La palabra de Dios el Altísimo, nunca cambia siempre es: eterna.

 

119.— Hay almas memorialescas9 de la tumba: el día que oigan realmente el grito pregonero, ese grito será el de la salida de todas las almas de las tumbas.

 

120.— Advierte Dios, por medio de su libro sagrado que es: “El Último Testamento” todos los decretos santos en los siglos venideros de la tierra.

 

121.— La madre de Moisés fue de la carne que trajo la carne de Moisés; una carne en el pecado de Adán; pero con promesas de Abraham.

 

122.— Los verdaderos testigos de Dios, sólo han sido sus tres mesías, pues todos los que aseguren y quieran ser testigos de los decretos y misterios divinos de Dios, serán unos mentirosos.

 

123.— Yo Roque Rojas, profetizo con solemne y santa profecía, que habrá tiempo en que habrá hombres, que dirán; que los veinte y dos preceptos, que es la divina Ley moral de la tercera era que Dios el Altísimo me reveló, que ellos lo hicieron, habrá un hombre que se dirá Santo espíritu de Dios, engañará a los hombres diciendo: que los veinte y dos preceptos de Dios se los dio a Él traerá harapos de profeta y será un mentiroso.

 

124.— Habrá sacerdotes de la iglesia ramera que la harán de magos, pitones y hechiceros.

 

125.— Habrá hombres que alejarán a los hombres de la senda de Dios Altísimo.

 

126.— En el sello sexto de la sexta iglesia de Filadelfia, brotará de esa simiente una mujer espúrea10, que se creerá la eterna guiadora del sexto sello; pero sobre de ella vendrá la sentencia de Jezabel la reina impura; habrá en los tiempos venideros quienes saldrán de mi mensaje o iglesia y robarán el título de las iglesias protestantes de Lutero y sobre de éstos, vendrá la aridez estéril del desierto y en su evangelio será evangelio maldito de anatema.

 

127.— Llegarán los tiempos en que los hombres quieran o mezclen mi doctrina con doctrina de los ídolos de piedra, y sobre éstos vendrá la maldición de toda cosa abominable y de toda ave sucia e inmunda.

 

128.— Vendrán los tiempos en que tengan que habitar todo país, con un signo misterioso, llamado el signo de la advertencia.

 

129.— La ciencia de los hombres, se volverá como un libro abierto al cielo, y de ello vendrán cosas misteriosas y desconocidas.

 

130.—La gran revelación del Último Testamento, proviene únicamente del Altísimo Dios, Poderoso y Santo.

 

131.— Las escrituras de todos los tiempos, analízalas con espíritu de Dios, y en ellas verás si en verdad tienen la verdad eterna o la mentira eterna.

 

132.— Di a los hombres ya sean judíos o coraítas: “vosotros no tenéis apoyo sólido y firme mientras no cerréis el Pentateuco de Moisés”.

 

133.— Di a los hombres ya sean católicos, cismáticos o protestantes, no tendréis el sólido apoyo, mientras no interpretéis el sinóptico o cuatro evangelios de los apóstoles de Jesús.

 

134.— El cielo es una gran bóveda de los universos, sólidamente construida en los arcanos.

 

135.— Moisés hizo a Aarón Sumo sacerdote del sacerdocio de los Levitas Judíos y yo Roque Rojas, hice gran Hijo del Sol a Don Joaquín Abadiano Mendiola.

 

136.— A mí, Roque Rojas, los católicos cismáticos y protestantes me tratarán de impostor como trataron a Jesús los Judíos.

 

137.— El libro de los Salmos de Salomón11 y este Libro Sagrado de mis Profecías, muchos no querrán creer en ellos.

 

138.— Todas las almas de los hombres probarán el misterio de la muerte y del sepulcro.

 

139.— Dios ordenó a los Judíos, que tendrían como única ley de Él, el Pentateuco de Moisés.

 

140.— Dios ordenó a los Cristianos que tendrían como ley únicamente el sinóptico de los cuatro evangelios de Jesús.

 

141.— Dios ordenó a todos los Mexicanos Elías, que únicamente tendrían como verdadera ley de la tercera era, los nueve libros sagrados del Último Testamento.

 

142.— La ley fue dada en los tiempos primitivos; para salvarnos del pecado de Adán, el padre común de todos.

 

143.— Adorad a Dios que es únicamente el Altísimo y no lo asocies nunca con falsos dioses inventados por los hombres.

 

144.— Este libro sagrado de mis eternas profecías, que yo Roque Rojas te lego por voluntad del Altísimo, que es el Dios UNO y Eterno de todos los tiempos.

 

ASI SEA.

 

Yo Dios Todopoderoso, en mi nombre sagrado del Altísimo, firmo por mi hijo elegido, el mesías de la tercera era, Roque Rojas

 



 

1Es más apropiado escribir: Yahvéh

 

2No ha sido posible determinar el sentido de esta palabra

 

3Es preferible emplear: arrodillados

 

4Es preferible emplear: sanctasanctórum, o sanctórum

 

5Está escrito “Tenoxtitlán” y debe decir: Tenochtitlán

 

6Es preferible emplear: Jerusalén

 

7Es preferible emplear: Huitzilopóchtli

 

8Es preferible emplear: Criatura

 

9Es preferible emplear: antiquísimas

 

10Está escrito “espúrea” y debe decir: espuria

 

11No hemos podido determinar si refiere realmente a los salmos de Salomón o sólo a los salmos de David que aparecen en la biblia.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar